Prevención y primeros auxilios
Prevención y primeros auxilios
Prevención y primeros auxilios
Cortes y heridas
Caídas
Intoxicaciones
Electrocuciones y descargas
Quemaduras
Picaduras y mordeduras
Con mayor cuidado
Pasa página haciendo click aquí
Cortes y heridas
Intoxicaciones
Quemaduras
  • Utilice con cuidado cuchillos, tijeras, navajas, alfileres, agujas y demás objetos cortantes y punzantes. Guárdelos fuera del alcance de los niños.
  • Enseñe a los niños mayores el manejo de estos objetos con explicaciones y con su ejemplo.
  • Proteja las esquinas de las mesas, los muebles de cristal y los salientes.
  • Al vestir y desnudar a los niños, tenga cuidado con las cremalleras, pueden engancharse en la piel y provocar heridas.
  • Tenga cuidado con las plantas, ya que algunas hojas son potencialmente cortantes.
  • Supervise que sus hijos usen protecciones en las rodillas, los codos y la cabeza al montar en bicicleta, patinete o monopatín.
  • Asegúrese de que los miembros de su familia estén correctamente vacunados contra el tétanos.
  • Antes de empezar la cura y una vez terminada, lávese las manos con agua y jabón. Retire la ropa si es necesario para dejar al descubierto la herida.
  • Lave la herida de dentro hacia fuera con agua fresca y jabón o con suero fisiológico a chorro para eliminar la suciedad.
  • Coloque sobre la herida una gasa estéril impregnada con desinfectante yodado.
  • Cubra de nuevo la zona con gasas estériles y fíjelas con una venda o esparadrapo.
  • Explore el ojo para determinar si la herida la ha causado un cuerpo extraño. Eleve el párpado para favorecer el lagrimeo.
  • Lave el ojo durante unos diez minutos con agua o suero fisiológico. No lo restriegue ni aplique pomadas ni colirios sobre él.
  • Si hay un objeto incrustado, no intente extraerlo. Solicite ayuda médica.
  • Mantenga la cabeza erguida, comprima la fosa nasal sangrante unos 10 minutos y aplique compresas frías o hielo.
  • Si no cesa la hemorragia, introduzca en la fosa una gasa enrollada y empapada en suero fisiológico. Deje parte de la gasa fuera para poder extraerla después.
  • No utilice algodón ni alcohol sobre la herida, ni aplique polvos, pomadas ni ungüentos.
  • Si hay un objeto grande clavado en la herida, no lo extraiga, pues puede estar actuando como tapón.
  • No eche la cabeza hacia atrás si hay sangrado nasal: no detendría la hemorragia y la sangre pasaría al estómago.
  • Guarde los medicamentos en su envase original y fuera del alcance de los niños.
  • Siga las instrucciones del médico y el farmacéutico y haga caso al prospecto del medicamento.
  • Ponga las bebidas alcohólicas fuera del alcance de los niños.
  • Ponga en el frigorífico o congelador cualquier alimento que no se vaya a consumir de inmediato.
  • No ponga ni la carne ni el pescado cocidos en el mismo plato donde se guardaron cuando estaban crudos.
  • Si cocina y consume setas, hágalo con la plena garantía de que no son tóxicas.
  • Si las latas de conservas presentan abolladuras o al abrirlas sale gas o huelen mal, tírelas. Ante la menor duda no consuma el producto.
  • Almacene los productos de limpieza, pintura, barnices, pegamentos y otras sustancias tóxicas donde no los niños no puedan alcanzar y separados de los productos alimenticios.
  • Mantenga los productos tóxicos, los medicamentos y el alcohol en sus envases originales, para evitar confusiones.












Ante la ingestión o sospecha de ingestión de un producto tóxico como medicamentos, alcohol o limpiadores, llame al

INSTITUTO NACIONAL DE TOXICOLOGÍA
Tel. 91 562 04 20

Es una línea atendida por médicos. Cuénteles qué producto ha tomado y qué síntomas presenta, y ellos le indicarán qué hacer.

  • No provoque el vómito ni administre comidas, bebidas o medicamentos hasta que el especialista se lo indique.
  • Si la persona vomita, despéjele las vías respiratorias. Proteja con un trozo de tela los dedos y límpiele la boca y la garganta.
  • Si la persona ha estado enferma debido a la ingestión de parte de una planta, guarde el vómito. Puede ayudar a los expertos a encontrar el medicamento necesario para neutralizar el tóxico.
  • Si la persona tiene convulsiones, gírela y apóyela sobre su lado izquierdo y permanezca con ella hasta que llegue la ayuda médica.
  • Quítele la ropa a la persona si el tóxico la ha salpicado o impregnado. Lávele la piel con abundante agua.
  • Lleve al accidentado al hospital si presenta mal estado tras respirar un gas tóxico, pegamento, pinturas… Si solo sufre mareo, ventile la habitación, llévelo fuera e indíquele que respire lentamente.








  • Guarde los encendedores, las cerillas y los líquidos inflamables en un lugar seguro y fuera del alcance de los niños.
  • Enseñe a los niños los riesgos de encender cerillas y otros fuegos.
  • Procure que los niños no jueguen en la cocina, ni manipulen ollas, sartenes, cazos ni cafeteras…
  • Coloque los utensilios con el mango hacia adentro. Use tapas y protectores en la cocina, así como recipientes con mangos aislantes.
  • No trasvase líquidos calientes de un recipiente a otro.
  • Cocine siempre vestido, pero tenga cuidado con las mangas de la ropa.
  • Controle la temperatura de los líquidos que caliente en el microondas, ya que pueden estar a mayor temperatura que el recipiente que los contiene.
  • Regule y compruebe la temperatura del agua antes del baño. Abra primero el agua fría y luego la caliente.
  • Evite el contacto con estufas, calefactores, plancha y chimeneas. Sitúelos lejos de objetos combustibles como cortinas y alfombras y fuera del alcance de los niños. Desenchúfelas si no las está usando.
  • Cuando use aparatos eléctricos, asegúrese de que están desenchufados. Tóquelos siempre con las manos y el resto del cuerpo seco, nunca descalzo; ni los conecte si están mojados.
  • No sobrecargue los enchufes conectando varios aparatos y ponga protectores si hay niños pequeños en casa.
  • En épocas calurosas, protéjase del sol con cremas de filtro solar y gorras. Procure no exponerse a la radiación solar en las horas centrales del día (de 12 a 16 h).
  • No deje que los niños manipulen pólvora ni fuegos artificiales. Tenga cuidado con los productos cáusticos.
  • Conviene tener extintores en buen uso y que estén situados en lugares conocidos por todos.
  • No manipule la instalación eléctrica. Si tiene que hacerlo, desconecte el interruptor general y solicite colaboración profesional.








  • Tras una quemadura térmica (metales calientes, líquidos hirviendo, vapor o llamas que entren en contacto con la piel), eléctrica (causadas por la electricidad) o química (provocada por una substancia corrosiva), el primer paso es interrumpir el contacto entre el agente causante y nosotros, es decir, apartar la fuente de calor.
  • Recuerde el teléfono de emergencias: el 112.
  • Se recomienda aplicar abundante agua fresca sobre la zona afectada para retirar los restos del agente causante, calmar el dolor y disminuir la inflamación.
  • Se puede cubrir la zona con una gasa o un antiséptico yodado. Si las molestias persisten, o tiene dudas, acuda a un centro sanitario.
  • Si la quemadura se produce por una llama que ha prendido la ropa, hay que impedir que la víctima corra y avive el fuego. Se le debe envolver en una manta o abrigo.
  • De inmediato, moje a la persona afectada con agua fresca, envuélvala en una tela limpia y trasládela a un hospital. Bajo ningún concepto deberá quitársele la ropa.
  • Solo si la quemadura se ha producido por un producto corrosivo (lejía, sosa cáustica, amoníaco…) retire la ropa y lave al accidentado con abundante agua.
  • Si el tóxico le ha caído en los ojos, láveselos con agua o suero fisiológico. Tápelos a continuación y acuda a un hospital.
  • El profesional que le atienda deberá comprobar que el estado de vacunación antitetánica está en orden.

Solo en caso de insolación

  • Desnude al accidentado y aplíquele compresas de agua fría en la cabeza y la frente.
  • Dele agua fresca para beber y llévelo al hospital.
  • Aplicar pomadas, polvos, cremas, ungüentos ni remedios caseros.
  • Utilizar algodón o esparadrapo.
  • Reventar las ampollas de la piel.
  • Dar de beber a un quemado grave.
  • Aplicar hielo.
  • Procure tener una buena iluminación en todas las áreas de la casa.
  • Si tiene niños o personas mayores en casa, una luz piloto encendida por la noche en estancias y pasillos facilitará los desplazamientos.
  • Evite tener cables eléctricos por el suelo.
  • Son preferibles las ventanas correderas, ante un descuido evitarán golpes.
  • Instale barandillas altas o cierres de seguridad en los lugares peligrosos como ventanas, escaleras o balcones.
  • Si hay riesgo de caída durante la noche, coloque la barandilla a ambos lados de la cama o arrímela a la pared e instale la barandilla al otro lado.
  • Evite usar alfombras y felpudos, pueden provocar tropiezos o resbalones. Si se tienen, coloque fijaciones antideslizantes debajo.
  • Mantenga libre de objetos las zonas de tránsito para evitar tropiezos.
  • Utilice escaleras estables para acceder a lugares altos. No utilice taburetes ni sillas, pueden ser peligrosos.
  • Dentro y fuera de la bañera o el plato de ducha es necesario colocar una alfombrilla antideslizante y asideros.
  • Coloque en el fondo de los armarios los objetos que menos utilice y al alcance de la mano los que use habitualmente.
  • Utilice productos que no contengan cera o abrillantador para limpiar el suelo. Evite pisar suelos mojados, sobre todo descalzo.
  • Nunca deje a un niño pequeño solo sobre una superficie elevada como tronas, mostradores, cambiadores o taburetes.












  • En el transporte público, esté atento a la puesta en marcha y al frenado. Si viaja de pie, sujétese en las barras, y al subir al autobús mantenga la distancia con respecto de las puertas cuando se abran.
  • Al hacer deporte utilice el calzado, el equipo y las protecciones adecuados.
  • Si usa bastón, muleta o andador, llévelos siempre y haga pequeños descansos para evitar fatigarse.
  • Al hacer la compra, los carritos son muy útiles para las personas con problemas de movilidad, porque aseguran equilibrio durante la marcha.
  • Tenga precaución al subir y bajar escaleras, en especial si tiene problemas de movilidad: apóyese en las barandillas y los pasamanos.
  • Elija el recorrido teniendo en cuenta la iluminación, la ausencia de baches, la anchura de las aceras, el volumen de tráfico, si existen zonas de obras, etc.
  • Si toma fármacos que puedan interferir en su vida cotidiana (por ejemplo, que le provoquen somnolencia) intente ajustar los horarios de salida para que no le afecten.
  • Lleve una tarjeta identificativa en la que se especifique si padece alguna enfermedad e indique 2 o 3 personas a quienes avisar en caso de accidente o necesidad.
  • Procure llevar un teléfono móvil. Puede señalar en la agenda con "Aa" a la persona a la que se deba avisar en caso de necesidad.

Como consideración genérica, si tras el golpe o caída hay dolor, pérdida de conocimiento, dificultades respiratorias, somnolencia, vómito u otras consecuencias, llame al 112 o acuda al centro sanitario más cercano.

Si solo se percibe un chichón, es normal sentir dolor de cabeza temporalmente. Se aconseja:

  • Aplicar en la zona frío local mediante compresas frías o hielo envuelto en un paño.
  • Observar al accidentado un tiempo y comprobar si aparece sangre por el oído, tiene vómitos, pérdida de conocimiento o sensación de somnolencia. Si ocurre alguno de estos síntomas, llame al 112 o acuda a un centro médico de urgencias.

Si el afectado no puede moverse por sí mismo y hay deformidad en la zona golpeada o dolor intenso:

  • Trate de no forzar el movimiento.
  • Mantenga en reposo la zona afectada sin moverla.
  • Aplique frío localmente (hielo envuelto en una toalla o una compresa fría) para calmar el dolor.

Se recomienda llamar al médico o acudir al centro sanitario más cercano si:

  • Existe dificultad para respirar o tos.
  • Aparece una coloración amoratada en la piel o en los labios o, al contrario, palidez creciente.
  • Tiene vómitos repetidos.
  • Se observa el abdomen tenso o hinchado, con un dolor generalizado.
  • Sufre molestias al orinar o expulsa orina de color rojizo o más oscura de lo habitual.

Descarte cualquier traumatismo importante y verifique la visión y el dolor.

  • Después del golpe, la visión puede verse alterada: dificultad para focalizar, desdoblamiento de la imagen, luces...
  • El dolor en el globo ocular suele desaparecer al cabo de las horas, aunque el contorno del ojo y el párpado pueden doler incluso días después.
  • Para reducir la inflamación, coloque hielo envuelto en un paño o tela sobre el ojo, sin ejercer demasiada presión. Si el ojo y el párpado están muy inflamados, ponga el hielo por encima de ellos, y aplíquelo en períodos de diez o quince minutos.

Para reducir la inflamación, coloque hielo envuelto en un paño o tela sobre el ojo, sin ejercer demasiada presión. Si el ojo y el párpado están muy inflamados, ponga el hielo por encima de ellos, y aplíquelo en períodos de diez o quince minutos.

  • Si hay sangre, limpiar con suavidad la zona con una gasa impregnada en agua o suero fisiológico.
  • Si la herida sigue sangrando, presionar la zona con unas gasas estériles hasta cortar la hemorragia.
  • Si se ha desprendido uno de los dientes definitivos, introdúzcalo en leche o en agua, sin cogerlo por la raíz, o manténgalo en la boca del accidentado con mucha saliva y acuda a un dentista para su rápida colocación.

Si después de un golpe en la nariz existe inflamación y dolor:

  • Aplique hielo en la zona para bajar la hinchazón.
  • Si es continuo, se oyen crujidos o hay desviación, no toque la zona y acuda a un centro sanitario para que un especialista verifique los daños.

Si después de un golpe en la nariz sangramos:

  • El afectado debe sentarse e inclinar ligeramente la cabeza y el cuerpo hacia delante para evitar que el sangrado pase a la garganta y produzca vómitos.
  • Se debe respirar por la boca.
  • Presione sobre el tabique de la nariz con los dedos pulgar e índice y cierre los orificios nasales durante 5 minutos para detener la hemorragia. Si sigue sangrando, vuelva a presionar durante otros 10 minutos sin parar.

  • No use ni toque aparatos eléctricos si está descalzo ni conecte a la red aparatos que se hayan mojado.
  • En el cuarto de baño se deben mantener alejadas de la bañera o ducha las tomas de corriente, así como los aparatos eléctricos: calentador eléctrico, secador de pelo, etc.
  • Procure no despertar en los niños interés por los enchufes o cables sueltos. No los manipule en su presencia. Coloque protectores en los enchufes no utilizados.
  • Desconecte el interruptor general de la instalación eléctrica antes de hacer cualquier reparación o manipulación.
  • El cuadro general debe disponer de un interruptor diferencial; este desconectará automáticamente la instalación cuando se produzca una derivación eléctrica, bien sea en un electrodoméstico o debido a un contacto accidental en cualquier punto de la instalación.
  • Los enchufes y las clavijas deben disponer de toma de tierra. No desconecte nunca la toma de tierra de un aparato eléctrico.
  • No manipule el interior de los electrodomésticos, ya que en algunos hay tensiones de alto voltaje, incluso después de haber apagado el aparato.
  • Si necesita hacer modificaciones en una instalación, estas debe efectuarlas un instalador autorizado.
  • Utilice escaleras estables para acceder a lugares altos. No utilice taburetes ni sillas, pueden ser peligrosos.






  • Desconecte inmediatamente la corriente eléctrica, quite el enchufe o el fusible.
  • Si después de la descarga eléctrica no puede interrumpir la corriente, permanezca de pie sobre suelo seco y separe a la persona que se haya electrocutado de la fuente eléctrica con un material aislante: un palo de escoba de madera, un trozo de plástico o caucho o un periódico doblado. No use en ningún caso un objeto metálico.
  • No toque a la víctima mientras no esté seguro de la ausencia de corriente eléctrica, porque la corriente podría penetrar también en su organismo. Pida asistencia médica urgente.
  • Si no puede interrumpir el contacto del accidentado con la fuente eléctrica, pase una cuerda bajo las axilas de la víctima y sin tocarla tire de ella para alejarla de la fuente de corriente.
  • Si detecta que el accidentado está inconsciente, llame al 112.





  • Enseñe a los niños a respetar a los animales, no maltratarlos ni molestarlos cuando comen o duermen.
  • Tenga correctamente vacunados y desparasitados a sus animales de compañía y mantenga al día su vacunación antitetánica y la de su familia.
  • No ate a los perros con cadenas o cuerdas demasiado cortas, puede generarles agresividad.
  • En el campo, impida que los niños se acerquen al ganado y evite que les introduzcan alimento en la boca.
  • En lugares soleados y calurosos no levante piedras ni introduzca la mano en agujeros oscuros.
  • Si sale al campo, lleve calzado adecuado y mire bien por dónde camina o descansa. Cuando camine por la hierba, vaya siempre calzado.
  • Si organiza una comida al aire libre, tape los alimentos para que no acudan los insectos.
  • No se acerque a colmenas de abejas ni nidos de avispas y use repelente antiinsectos. En el coche, cierre las ventanillas.
  • No se acerque a lugares donde haya basuras.
  • Lleve cremas o espray antimosquitos y rocíese antes de salir a la calle; así tendrá una barrera protectora y evitará picaduras.






  • Si la mordedura solo atraviesa la piel, lave la herida con agua y jabón, aplique una crema antiséptica para prevenir infecciones y cubra la herida con una venda.
  • Asegúrese de que el accidentado esté vacunado contra el tétanos. En caso contrario, será necesaria una inyección de refuerzo.
  • Si la mordedura es profunda, aplique presión para detener el sangrado y acuda al médico. Hágalo también si hay signos de infección como hinchazón, enrojecimiento, pus o estrías.
  • Llame al 112 de inmediato y retire la ropa y los objetos que aprieten, como relojes y anillos.
  • Lave la herida con agua y jabón y aplique compresas de agua fría.
  • No trate de extraer el veneno succionándolo con la boca ni abriendo la herida.
  • Mantenga al herido en reposo y trasládelo con urgencia al hospital en posición sentada.
  • Aplique sobre la zona afectada hielo o una compresa con vinagre para reducir la inflamación y entumecer los nervios.
  • No apriete ni frote la picadura para tratar de extraer el posible aguijón.
  • Acuda rápidamente al hospital si la mordedura o picadura ha sido en la cara o en el cuello, si hay dificultad para respirar o si se produce enrojecimiento generalizado de la piel.
  • Limpie la zona afectada con agua salada, vinagre o suero fisiológico. No lo haga con agua dulce, porque podría romper las células urticantes y facilitar más picaduras.
  • Aplique un poco de hielo cubierto por una toalla y retire con unas pinzas los pequeños tentáculos que pudieran haberse adherido a la piel.
  • Acuda al puesto de socorro más cercano.
Caídas contusiones y golpes
Electrocuciones y descargas electricas
Picaduras y mordeduras
Volver atrás