El niño

Nutrición del niño

imprimir

Alimentación en el segundo año de vida

La edad preescolar comprende el periodo desde los dos a los seis años. El periodo escolar va de los 6 a los 12 años. Durante el periodo preescolar y escolar se ha producido una desaceleración en la velocidad de crecimiento con respecto al primer año de vida. No obstante, el crecimiento debe estar presente, acompañado de un incremento regular del peso.

En el segundo año de vida el intestino ha madurado y la dieta del niño se asemeja mucho a la del adulto.

Alrededor de los dos años los niños presentan una disminución del apetito porque su crecimiento es más lento que en las etapas anteriores y necesitan menos calorías. Suelen ser más anárquicos en la cantidad de comida que ingieren, pueden sobrepasarse en una de las comidas y compensar comiendo menos en la siguiente. A pesar de todo esto la cantidad de calorías totales diarias es la correcta y no hay que alarmarse si el Pediatra observa una correcta ganancia de peso. Lo que sí es importante intentar marcar unas pautas y una rutina entorno a la alimentación.

Se les debe dar autonomía y dejarlos comer solos. Prácticamente la dieta es muy similar a la del adulto, por lo que se les debe acostumbrar a comer de todo. El niño va expresando sus preferencias y sus gustos; en muchos casos imita el comportamiento del adulto.

Se debe crear un ambiente positivo delante de la comida y mantener una serie de rutinas y horarios. Es importante favorecer el comer en familia.

La dieta equilibrada a partir de los dos años contribuirá a un mejor desarrollo y crecimiento del niño y será la base para adquirir hábitos saludables.

Un niño entre uno y tres años necesita ingerir unas 1.300 kcal/día y entre los 4 y los seis unas 1.800. El desayuno debe aportar un 25% de las calorías diarias y un 30% la comida y la cena. La merienda no debe exceder el 15% de las calorías totales diarias.

Las proteínas deben aportar entre un 10-15% de las calorías de la dieta y son muy importantes para el crecimiento. Los hidratos de carbono aportan la mitad de las calorías diarias y las grasas el 30-35%.

Una forma de conseguir un buen equilibrio alimentario es siguiendo el patrón de la "dieta mediterránea". Con una dieta equilibrada no son necesarios los suplementos vitamínicos.

El niño de 2 a 6 años debe consumir a diario cereales (que tienen hidratos de carbono, fibra, vitaminas y minerales); verduras o legumbres (que proporcionan fibra, minerales, vitaminas y proteínas); medio litro de leche al día como mínimo (o derivados lácteos), frutas y aceite de oliva.

A continuación se detallan las raciones de los diferentes grupos de alimentos para esta franja de edad con ejemplos de ración:

  • Leche y derivados: 2 ó 3 raciones (250 ml de leche, 2 yogures, 40 g de queso). Los yogures tienen prácticamente la misma composición que la leche son de más fácil digestión, ayudan a reponer la flora intestinal y son más bajos en lactosa

  • Carne, pescado, huevos y legumbres: 2 raciones (80 g de carne, pescado o pollo, 100 g de lentejas o garbanzos cocidos o 1 huevo)

  • Pan, cereales, pasta y arroz: de 3 a 5 raciones (80 g de pan, 1 patata, 1 plato de arroz)

  • Fruta y verdura: 5 raciones (150 g de verdura hervida, pieza de fruta, ensalada)

  • Aceite de oliva: 4 ó 5 cucharadas.

Se ha de limitar el consumo de dulces en la dieta y de snacks que no alimentan al niño y lo sacian. Lo mismo pasa con las bebidas dulces. La mejor bebida es el agua y los refrescos o zumos envasados se reservan para situaciones especiales.

La leche de vaca debe ser entera, no descremada, ya que contiene grasas necesarias para la nutrición del niño.

Es muy recomendable que se elaboren las comidas en casa, con productos frescos de primera calidad y extremando las medidas higiénicas.

Últimas recomendaciones:

  • El niño debe decidir la cantidad que desea comer y debe evitar que pique entre horas

  • Debe comer solo si puede hacerlo

  • No llenar el plato hasta arriba; es mejor ofrecer pequeñas cantidades y repetir si el niño lo desea.

  • Comer en familia con unos horarios regulares.

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical