Mujer

La sexualidad femenina

imprimir

Métodos hormonales

Hay dos tipos de anticonceptivos orales o pastillas anticonceptivas, los que combinan dos hormonas (combinados), y los que tienen una sola (minipíldora). Los combinados contienen dos hormonas (estrógenos y progesterona) con una gran semejanza a las que se producen en el organismo femenino. Su forma de actuar es básicamente inhibiendo la ovulación, de forma que sin producirse el óvulo no podría haber fecundación. Además hacen el moco cervical más espeso y por tanto dificulta el paso de los espermatozoides hacia la cavidad uterina y modifican el endometrio de forma que la implantación de un posible embrión es muy difícil.

Debe iniciarse el tratamiento siempre después de una visita con el médico especialista ya que existen algunas contraindicaciones, absolutas o relativas, a la toma de anticonceptivos orales, entre las que están las fumadoras mayores de 35 años, pacientes con antecedentes de trombosis venosa profunda, con alteraciones de la coagulación, antecedente de accidente vascular cerebral o infarto, hipertensión arterial no controlada, patología hepática, migrañas con aura a cualquier edad o bien sin aura en mayores de 35 años, obesidad, antecedente de cáncer de mama, hemorragia genital de origen desconocido, epilepsia, diabetes mellitus, lactancia materna y evidentemente sospecha de embarazo.


Las pastillas utilizadas actualmente tienen una dosis muy baja de fármaco por lo que los efectos secundarios son leves e infrecuentes, pero pueden aparecer náuseas, molestias gastrointestinales, cierta retención de líquidos que comporte un ligero aumento de peso, tensión mamaria, dolor de cabeza o sangrados irregulares.

Tienen ciertas ventajas no anticonceptivas a tener en cuenta como son la regularización de los ciclos, disminución de la cantidad de flujo menstrual y del dolor menstrual, mejoría del acné y del hirsutismo, disminución de la patología mamaria benigna, de la enfermedad inflamatoria pélvica y de la gestación ectópica, además de reducir el riesgo de cáncer de ovario y de endometrio.

Algunos fármacos disminuyen su eficacia y por tanto precisan de métodos anticonceptivos adicionales en caso de simultanear ambos tratamientos como son los antibióticos derivados de la penicilina, griseofulvina, rifampicina y tetraciclinas, los tratamientos antiepilépticos entre los que se cuenta el topiramato utilizado también para patologías diferentes de la epilepsia, y los hipnóticos sedantes.

La toma de la primera caja debe iniciarse el primer día de regla y continuar una pastilla diaria durante 21,22 o 28 días según la presentación. Los de 28 días no precisan descanso entre una caja y otra, sino que las pastillas blancas, de placebo, corresponden al descanso. Las de 21 o 22 días requieren de 7 o 6 días de descanso respectivamente para completar los ciclos de 28 días. La regla aparecerá durante el descanso o bien durante la toma de pastillas blancas. Si se produce un olvido en las pastillas blancas no supone ningún problema ya que no contienen medicación. En caso de olvido de una pastilla con medicación se debe tomar antes de 12 horas del horario habitual o bien saltar la toma si ya han pasado más de 12 horas y utilizar métodos anticonceptivos adicionales hasta finalizar el ciclo. Si se producen vómitos o diarreas en las primeras 4 horas después de la toma ésta debe repetirse. En caso de sangrados durante el ciclo o falta de menstruación al acabarlo se debe contactar con el ginecólogo.



El anillo vaginal es otra forma de presentación de los anticonceptivos combinados que se administra vía vaginal. Se mantiene el anillo durante 3 semanas en la vagina y se retira durante una semana que equivale a la de descanso en las presentaciones en pastilla. Las hormonas que contiene son las mismas que las pastillas combinadas y por tanto con un mecanismo de acción y unos efectos equivalentes. La ventaja principal es la disminución de los olvidos por una vía de administración que no requiere de recordatorios diarios.

El parche anticonceptivo es también un método de anticoncepción hormonal combinada pero con vía de administración transdérmica. Se coloca un parche cada semana durante 3 semanas y se descansa la cuarta semana.

Los anticonceptivos hormonales combinados también se encuentran en presentación inyectable que precisan de una inyección mensual y con los mismos efectos que las pastillas.

El anticonceptivo oral con solo progesterona, la minipíldora, puede inhibir también la ovulación pero sobretodo actúa dificultando la progresión de los espermatozoides y evitando la implantación. Debe tomarse un comprimido diario sin descanso, y tiene las ventajas de poder administrarse a mujeres que tienen contraindicación de la toma de estrógenos, como las mujeres que están lactando. Como desventaja más importante tienen el hecho de poder producir menstruaciones irregulares o pérdidas intermenstruales.

Se encuentra también en presentación inyectable intramuscular con una duración de 3 meses y en implante subdérmico, que tiene una duración de 3 años y se coloca bajo la piel del brazo.

La píldora del día siguiente o anticoncepción de emergencia es un método anticonceptivo indicado como método excepcional en caso de fallo del método habitual. Su efectividad es del 85% aproximadamente, mayor si se toma antes de las 12 horas tras la relación sexual y no es efectiva después de 72 horas tras la relación. No es un tratamiento abortivo sino que su mecanismo de acción suele ser por el retraso de la ovulación o bien por la dificultad en la implantación. En caso de fallo no es dañino para el feto.

 

Calcula tu seguro de salud al mejor precio

Subir

Dra. Inés Bombí
Especialista en Ginecología y Obstetricia
Médico consultor de Advance Medical