Enfermedades

Endocrinología y nutrición

imprimir

Bocio

¿Qué es?
Enfermedades por aparatos. Endocrinología y nutrición. Trastornos del tiroides y paratiroides. Bocio
¿Cómo se produce?

El bocio es el aumento de tamaño de la glándula tiroides.

Usualmente ocasionado por una ingesta demasiado baja de yodo en la dieta.

En función de las características morfológicas y la función del bocio, este se puede clasificar en varios tipos:

Difuso: aumento de la glándula a expensas de un aumento global y regular.

Nodular: aumento focal del tamaño tiroideo dando lugar al desarrollo de nódulos.

En función de si produce más o menos hormonas tiroideas de las necesarias para el correcto funcionamiento de los órganos y sistemas del cuerpo, el bocio puede ser:

  • Normofuncionante: el bocio tiene una producción normal de hormonas.
  • Hiperfuncionante: tiene una producción aumentada de hormonas.
  • Hipofuncionante: tiene una producción disminuida de hormonas.
Síntomas

Los síntomas varían en función del tamaño del bocio y de si este es hiperfuncionante, normofuncionante o hipofuncionante. No obstante, a veces lo único que se manifiesta es la aparición de un bulto en la región anterior del cuello, sin que la persona que lo padece tenga ningún otro síntoma.

Si el bocio es muy grande causa compresión de estructuras vecinas como la tráquea, el esófago o el nervio recurrente, lo que producirá dificultad respiratoria, dificultad para la deglución y alteración en la voz.

Además, el paciente presentará los síntomas de hipertiroidismo o de hipotiroidismo, en función del grado de funcionamiento del bocio.

Enfermedades por aparatos. Endocrinología y nutrición. Trastornos del tiroides y paratiroides. Bocio
Diagnóstico

El mejor método es la realización de una ecografía cervical, que nos permitirá conocer la morfología del bocio, y además nos permitirá realizar una posible punción del mismo para descartar malignidad.

La determinación en un análisis sanguíneo de las hormonas del tiroides nos permite conocer si el bocio produce una hiperfunción o hipofunción de la glándula.

Tratamiento

El tratamiento del bocio es diferente en los distintos pacientes dependiendo de su etiología.

Los bocios difusos y pequeños, o con pocos nódulos, y que son normofuncionantes no son necesarios tratarlos; tan sólo requieren una vigilancia periódica.

Las dosis pequeñas de yodo pueden ayudar cuando el bocio se debe a una deficiencia de éste.

Cuando el bocio produce hipotiroidismo, se debe administrar tiroxina. Y si causa hipertiroidismo, ha de tratarse con medicamentos antitiroideos, o yodo radiactivo o cirugía, según cada uno de los casos.

En los casos de un bocio grande que no responde al manejo médico, o que produce compresión de la vía respiratoria o digestiva, se indicará la extirpación parcial de la glándula tiroidea.

Medidas preventivas

La mejor medida preventiva es el uso de sal de mesa con yodo.

Subir

Dr. José Félix Meco
Especialista en Medicina Interna
Médico consultor de Advance Medical