Enfermedades

Aparato digestivo

imprimir

Cirrosis

Definición

Alteración y/o pérdida de las funciones principales del hígado (limpieza y regeneración de la sangre, intervención en procesos de coagulación sanguínea o de digestión de grasas, control de infecciones, entre otras) debidas a una lesión crónica e irreparable de las células hepáticas que son sustituidas por tejido fibroso y cicatricial.

Cómo se produce la enfermedad

La cirrosis es producida por agentes o tóxicos con capacidad de provocar daño celular grave del hepatocito ó célula del hígado. Los agentes más frecuentemente implicados en el desarrollo de cirrosis son el virus de la hepatitis B y C; los tóxicos más frecuentemente implicados son el alcohol, algunos fármacos usados de forma crónica y determinadas drogas o venenos.

En los últimos años, la obesidad se está demostrando como causa de cirrosis hepática grasa.

Síntomas de enfermedad

Las fases iníciales de la enfermedad que puede ser de meses o años puede ser asintomática o el paciente puede presentar síntomas inespecíficos como:

Astenia,

Anorexia

Pérdida de peso

Molestias en el hipocondrio derecho (parte anterior derecha del abdomen, debajo de las costillas).

Las fases avanzadas de la enfermedad se manifiestan por la presencia de:

Hepatomegalia o aumento del tamaño del hígado

Esplenomegalia o aumento del tamaño del bazo

Presencia de lesiones cutáneas como las arañas vasculares en la piel del abdomen, telangiectasias en los pómulos o enrojecimiento de las palmas de las manos.

Algunas formas de enfermedad se manifiestan en forma de complicaciones derivadas de la propia enfermedad como:

Encefalopatía hepática o alteraciones del sistema nervioso central por acúmulo de tóxicos en la sangre

Hipertensión portal o aumento de la presión del interior de la vena porta que condiciona la aparición de circulación venosa colateral y de varices esofágicas.

Ascitis o acúmulo de líquido en cavidad abdominal

Peritonitis o infección de la cavidad peritoneal

Diagnóstico de la enfermedad

El diagnóstico de cirrosis es realizado por el médico general, el internista o el especialista en patología digestiva en la consulta del centro médico u hospital.

El diagnóstico de las fases iniciales de la enfermedad se basa en:

Exploración física del paciente

Sintomatología que presenta

Resultado de los estudios complementarios que se realicen, entre los que destacan una analítica de sangre deben mostrar signos de inflamación o de alteración de la función del hígado o detectar la presencia de tóxicos o de virus de hepatitis, y una ecografía hepática que demuestre un aumento del tamaño del hígado y/o bazo o la presencia de una lesión hepática.

Las formas avanzadas de enfermedad pueden requerir el empleo de estudios diagnósticos más complejos como esofagogastroscopia cuando se sospeche de la presencia de varices esofágicas; la tomografía, la resonancia magnética o la ecografía doppler para el estudio de las complicaciones asociadas a la enfermedad o la biopsia hepática para conocer la causa de la enfermedad y el grado de afectación.

Tratamiento de la enfermedad

Las bases del tratamiento de la cirrosis hepático son:

Medidas higiénico dietéticas: dieta normal equilibrada, en algunos pacientes se requiere aumentar el aporte de proteínas en la dieta. Abstinencia en el consumo de alcohol, drogas y sustancias hepatotóxicas. Ejercicio físico moderado habitual.

Control médico habitual según indicaciones del médico responsable del paciente durante toda la enfermedad

Tratamiento farmacológico o quirúrgico para el control de las complicaciones asociadas a la enfermedad como la prevención del sangrado o ruptura de las varices esofágicas

Tratamiento farmacológico dirigido frente a la causa responsable de la enfermedad en cada paciente como uso de antivirales en los casos de hepatitis B o C, aporte de complejos vitamínicos y ácido fólico en la cirrosis de etiología alcohólica, o administración de quelantes en las enfermedades por depósito, etcétera.

Trasplante hepático: en pacientes seleccionados con enfermedad avanzada o descompensada.

Prevención de la enfermedad

Medidas preventivas para evitar el contagio de la infección por el virus de la hepatitis B y C, evitar el abuso del alcohol y de sustancias hepatotóxicas y el control del peso corporal ayudan a prevenir la mayoría los casos de cirrosis hepática.

Subir

Dra. Cristina Muñoz Gil
Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria
Medico consultor de Advance Medical