Bebé ( 0 - 1 año)

Enfermedades del lactante

imprimir

Cuerpo extraño en la vía aérea

¿Qué es?

Un cuerpo extraño en la vía aérea es la aspiración de cualquier objeto o alimento y que queda alojado en el aparato respiratorio.

Es un hecho frecuente en los niños de 1 a 3 años.

Causas

La aspiración del cuerpo extraño ocurre de manera accidental. El niño, debido a su afán por descubrir, introduce objetos en la boca.

Síntomas

Los síntomas vienen determinados por el tamaño y el tipo de cuerpo extraño, la localización, el tiempo transcurrido desde el accidente y el grado de obstrucción que produzca de la vía aérea.

Cuando es un material orgánico (cacahuetes, almendras, pipas…) en unos días se produce una inflamación muy importante en los bronquios. Además los frutos secos en contacto con las secreciones pueden hincharse, aumentar de tamaño y agravar el grado de obstrucción.

Cuando son objetos inorgánicos y romos y no obstruyen completamente el bronquio, inicialmente no dan síntomas o son muy leves, como tos persistente.

Si el objeto es tan grande que obstruye la tráquea producen asfixia y muerte porque el aire no puede entrar a los pulmones.

Si se sospecha la aspiración de un cuerpo extraño se debe hacer una radiografía del pulmón para el diagnóstico.

Prevención

Hay que evitar que los niños menores de 5 años jueguen con piezas pequeñas; tampoco hay que ofrecer frutos secos.

No es aconsejable hacer reír o hablar a un niño cuando está masticando comida.

Tratamiento

Todos los cuerpos extraños en el árbol respiratorio se han de extraer para que no produzcan complicaciones: neumonías, tos persistente, asma y dificultad para respirar.

Cuando el niño aspira un objeto y queda alojado en la garganta empieza a toser con fuerza. Hay que animarlo a toser ya que probablemente con la tos expulse el objeto hacia fuera. No se deben dar golpes en la espalda ni se debe extraer manualmente a ciegas un cuerpo extraño alojado en la garganta. Se corre el riesgo de introducir todavía más el objeto aumentando la obstrucción de la vía aérea. Sólo si el objeto es fácilmente extraíble y visible se puede intentar la extracción con el dedo índice a modo de gancho.

En los casos de urgencia donde la tos es incapaz de expulsar el cuerpo extraño y el niño empieza a tener mal aspecto y un color azulado (cianosis) por la falta de aire están indicadas las maniobras de expulsión o de Heimlich (se pueden realizar a niños mayores de un año).

La maniobra de Heimlich consiste en abrazar al niño desde detrás, pasando los brazos por debajo de las axilas y realizando 5 compresiones bruscas con las dos manos entrelazadas en la boca del estómago, en dirección ascendente. Si el niño no respira se debe realizar entre los ciclos de maniobras de Heimlich la respiración "boca a boca".

Hay que acudir de inmediato a un centro de urgencias.

En los lactantes menores de un año no se puede realizar la maniobra de Heimlich porque podemos lesionar los órganos internos. En el caso de obstrucción severa con dificultad o ausencia de respiración se debe colocar al bebé boca abajo, con la cabeza más baja que el resto del cuerpo y apoyado en el antebrazo. Se le dan 5 palmadas secas y enérgicas en la espalda (entre las escápulas) y, a continuación se le da la vuelta. Se mantiene apoyado en el antebrazo con la cabeza más baja y se le realizan 5 compresiones sobre el esternón con los dedos índice y corazón. Las palmadas y las compresiones se van alternando hasta expulsar el cuerpo extraño. Si el niño no respira se debe realizar entre los ciclos de palmadas y compresión la respiración "boca a boca".

Hay que acudir de inmediato a un centro de urgencias.

Cuerpo extraño en la nariz

Los niños son muy aficionados a introducirse objetos, es una manera de explorar su cuerpo. Los orificios nasales no son una excepción.

La nariz es el lugar más frecuente de introducción de pequeños objetos o alimentos en la infancia. Si el niño no se introduce demasiado el cuerpo extraño se pueden ver a simple vista. En otros casos, el objeto queda oculto y da problemas con el tiempo.

Los síntomas que produce es sensación de taponamiento nasal y secreción de un moco amarillo-verdoso, sanguinolento y maloliente por el orificio nasal taponado.

Se puede intentar retirar el cuerpo extraño en casa, taponando con un dedo el orificio nasal opuesto y haciendo soplar al niño con fuerza por la nariz y con la boca cerrada.

Si el objeto no sale o bien se acompaña de mucosidad maloliente hay se debe acudir al Pediatra.

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical