Bienestar

La importancia de la estética en pacientes oncológicos

imprimir

Bienestar. La importancia de la estética en pacientes oncológicos

Mujer con gran vocación y pasión por su trabajo, Ángela Navarro lleva desde los 15 años creando tendencias en el mundo de la peluquería y esa trayectoria la ha hecho trabajar con los más importantes diseñadores del mundo de la moda, cine, publicidad y televisión. Sin embargo esa inquietud por poner en práctica sus conocimientos al servicio de los demás le han hecho ampliar, desde un ángulo muy diferente, el rumbo de su carrera. Por ello, en los últimos años ha puesto en marcha un importante objetivo. Se trata de un proyecto oncológico único en el mundo, en el que se trabaja directamente al servicio de los pacientes que están sufriendo esta enfermedad y por el que la comunidad internacional ya ha querido reconocerle otorgándole importantes premios durante este último año.

Hace algunos años, Ángela conoció muy de cerca, a través de una periodista amiga, la realidad de los enfermos oncológicos. Desde entonces, descubrió el gran vacío que existía en torno a las necesidades estéticas de estas personas, y de los efectos psicológicos que esto producía durante los tratamientos de quimioterapia y radioterapia.

Desde ese momento comenzó un proyecto que es ya una realidad y que le ha hecho dedicarse en cuerpo y alma a este proyecto, es Presidenta y fundadora de la Asociación Española de estética reparadora integral (AEERI), dirigida por y para el cuidado de la imagen y autoestima de las personas con cáncer.

La autoestima de los pacientes se ve menos afectada si su imagen cambia lo menos posible durante el proceso de su enfermedad

El asesoramiento a este tipo de pacientes, según palabras de Ángela Navarro, requiere una necesidad prioritaria de I+D ya que "no nos olvidemos de que se trata de estética aplicada a la salud". Como puntos importantes, destaca varias líneas de acción:

 

  • Contar con locales acondicionados para preservar la intimidad de los pacientes.

  • Un mayor número de profesionales con conocimientos en psicología y en las consecuencias estéticas que suponen los tratamientos contra el cáncer.

  • Avanzar en una cosmética no agresiva y adaptada a la sintomatología de estos pacientes.

  • Apostar por una posticería más avanzada, capaz de devolver al paciente su imagen anterior a la enfermedad o para que tenga la posibilidad de elegir un cambio de imagen.

El impacto y los cambios que produce esta enfermedad se manifiestan a dos niveles: físico, con reacciones como la alopecia, la hiperpigmentación o las irritaciones cutáneas, entre otras, pero lo más importante es el impacto psicológico en el paciente, tanto a nivel personal y emocional como de cara a su entorno familiar y laboral, por ejemplo.

Por esa razón, para la Asociación que preside Ángela Navarro, los objetivos prioritarios se centran "en minimizar el cambio del paciente para que éste se reconozca a sí mismo, en mantener su autoestima respecto a su cambio físico y en evitar el rechazo y compasión social respecto a la enfermedad".

Para entender todos los componentes del impacto que supone para una persona esta enfermedad, la Asociación Española de Estética Reparadora Integral (AEERI) se ha entrevistado con médicos oncólogos, dermatólogos, psicólogos y ha vivido el día a día con pacientes con el fin de recopilar toda la información posible, para poder recogerla en una Guía que se ha convertido en una excelente herramienta de ayuda: Pautas para el autocuidado en pacientes oncológicos, donde se abordan temas y consejos sobre el cuidado del pelo, cambios de imagen, como tratar la piel tras los efectos y sensibilidad a la radiación, el aspecto psicológico del problema, consejos generales y comentarios médicos.

Para conseguir estos objetivos, Ángela Navarro plantea la necesidad de:

Formar a los pacientes en su autocuidado, a los profesionales de la salud y, por supuesto, a los profesionales y especialistas de la peluquería y la estética.

De ahí la importancia de los Talleres que promueve la Asociación, a los que asisten pacientes oncológicos junto con profesionales de la salud y de la estética, lo que posibilita un intercambio de experiencias sobre las diferentes formas de enfocar esta problemática.

Promover investigación y desarrollo (I + D) ya que, en la actualidad, el mercado internacional de la posticería presenta grandes deficiencias (pelucas sin control sanitario y estético, poca transpiración, pegamentos abrasivos, etc.) que dan la sensación al paciente de "ir disfrazado". Es preciso mayores esfuerzos en este campo, con nuevos tejidos y soluciones reales. Por eso, el equipo de Ángela está trabajando en nuevas pelucas que permitan mayor transpiración, tejidos hipoalergénicos y con sujeción a través de novedosos métodos de sujeción, como las cintas, que eviten el uso de pegamentos, por ejemplo. El asesoramiento, las opciones de cambio de imagen por ordenador, con la aplicación de nuevas técnicas informáticas como los simuladores virtuales, consiguen evitar al paciente desplazamientos innecesarios o visitas continuadas al centro.

Pero esa investigación debe ampliarse también al campo de la cosmética específica para estos pacientes (componentes cicatrizantes que favorezcan la hidratación, de la que suelen adolecer siempre producto de los agresivos tratamientos a los que se ven sometidos).

Es vital realizar un mayor esfuerzo en I+D sobre este campo, desarrollando nuevos tejidos y soluciones en posticería, cosmética y ofrecer otras alternativas de imagen a las personas radiadas

La labor de la Asociación Española de Estética Reparadora Integral (AEERI) que preside Ángela Navarro está enfocada en destinar parte de sus fondos al servicio de pacientes con bajo nivel económico. Sin embargo, este pequeño grano de arena no es suficiente sin la implicación de instancias superiores, organismos y colectivos cercanos a esta realidad y al mundo de la salud. En este sentido, los profesionales de la salud deberían sensibilizarse más con el impacto psicológico que produce el cambio físico en los pacientes oncológicos y responsabilizarse en la importancia de la estética y cómo ésta puede ayudarles en el proceso de su enfermedad. Es vital la colaboración del mundo de la estética en los programas de salud.

Para ello, las acciones que AEERI propone son:

1. Informar y formar a los pacientes. Para ello han elaborado diferentes publicaciones en colaboración con Fundaciones, Dirección General de la Mujer, de la Comunidad de Madrid, Consejerías de Sanidad de diferentes Comunidades Autónomas, Hospitales como el Gregorio Marañón, de la Princesa, Rúber Internacional, San Camilo, MD Anderson de Madrid, entre otros

  • Cursos para profesionales de la estética que quieran trabajar con enfermos de cáncer.

  • Trabajo con las consejeríass de sanidad de las CC.AA. para incorporar el cuidado de la imagen en los planes contra el cáncer.

2. Realizar I+D sobre nuevos tejidos y soluciones para la posticería, líneas cosméticas específicas para el pelo y la piel de los pacientes radiados, cambios virtuales de imagen aplicados a pacientes, etc.

3. Ayudas económicas y financiación de los tratamientos para los pacientes con menos recursos.

Debe haber una mayor colaboración del mundo de la estética en los Programas de Salud.

 

 

Descuento del 15% para clientes de MAPFRE CAJA SALUD en los servicios ofertados por la Asociación.

Subir

Mª Paz Somoza García