Bebé ( 0 - 1 año)

Enfermedades del lactante

imprimir

Diarrea

¿Qué es?

Es el aumento en el número de deposiciones diarias o bien la disminución de la consistencia habitual.

Durante los primeros meses de vida y, con más frecuencia, los bebés alimentados a pecho, pueden realizar varias deposiciones al día, incluso en cada toma. El color puede ir del amarillo mostaza pasando por el verde al marrón, siendo todos ellos normales.

Causas

En el lactante, las causas más frecuentes de diarrea son:

  • Gastroenteritis vírica o bacteriana

  • Alergia alimentaria

  • Intoxicación alimentaria

  • Cualquier infección en el lactante puede producir diarrea (otitis, neumonía o infección de orina)

Síntomas

Lo más frecuente es que la diarrea sea producida por una infección: gastroenteritis. Las infecciones por virus son las más frecuentes (principalmente el rotavirus) aunque también hay bacterias que pueden producir gastroenteritis, como la salmonella. El niño puede tener fiebre alta. En algunos casos las gastroenteritis también pueden estar acompañadas de vómitos.

El problema más importante de la diarrea es que puede deshidratar al bebé, sobretodo, si se acompaña de vómitos. El peligro de deshidratación o pérdida de líquidos es mayor cuánto más pequeño sea el niño. Se debe básicamente, a que la pérdida de agua por las heces es mayor que los líquidos que bebe el niño.

El bebé que está deshidratado presenta piel y mucosas secas, no tiene lágrimas ni saliva, orina poco y está muy somnoliento o irritable.

En el lactante pequeño la gastroenteritis por rotavirus es la que provoca más frecuentemente deshidratación.

En los casos de gastroenteritis causada por bacterias las heces pueden presentar sangre, pus o moco. La salmonelosis es una infección típica del verano y causa intoxicaciones alimentarias, sobretodo contaminando productos frescos como los huevos.

Prevención

La mejor manera de prevenir las gastroenteritis infecciosas en los lactantes es amamantando al niño a pecho y extremar la higiene en la preparación de los alimentos.

A pesar de todo esto, las infecciones por rotavirus son las más frecuentes y nada tienen que ver con los alimentos. En este caso se aconseja la administración de una vacuna contra el rotavirus. Es una vacuna que se da vía oral (bebida, no pinchada) a partir de los dos meses de edad. Son vacunas muy seguras y eficaces. El comité de expertos en vacunación de la Sociedad Española de Pediatría la recomienda aunque, por el momento, no está financiada por el Sistema Nacional de Salud.

En las gastroenteritis infecciosas la manera de transmitirse es por el contacto con las heces por lo que se recomienda un exhaustivo lavado de manos cada vez que se cambie al bebé.

Tratamiento

Lo más importante en el tratamiento de la diarrea es prevenir la deshidratación del bebé. La gran mayoría de las gastroenteritis se resuelven por sí solas sin tratamiento antibiótico y, por lo tanto, lo único que se debe hacer, es reponer los líquidos al bebé y ofrecerle su dieta normal.

Cada vez se aconsejan menos las dietas astringentes y la leche sin lactosa para el tratamiento de la diarrea.

En la diarrea el niño puede perder mucho agua y sales, por eso se le debe ofrecer para beber líquidos con frecuencia.

La mejor manera de reponer los líquidos al bebé es mediante el uso de soluciones de rehidratación (suero oral) que venden preparadas en la farmacia. Estos sueros llevan la cantidad ideal de azúcar y sales.

En muchas ocasiones el bebé rechaza las soluciones de rehidratación porque no le gusta el sabor que tienen. Para conseguir que el niño las acepte mejor se deben conservar frescas en la nevera y dársela continuadamente, en pequeñas cantidades.

No se recomienda el uso en niños de bebidas isotónicas ni carbonatadas ni sueros caseros.

Si el bebé toma lactancia materna ofrecerle el pecho cuando lo demande y suplementar con suero oral.

Sin la receta del pediatra no se deben dar medicamentos para "cortar la diarrea", ya que pueden ser peligrosos para la salud del niño.

Cuándo acudir al pediatra
  • Diarrea con sangre, moco y pus

  • Vómitos asociados con la diarrea que no permiten alimentar al bebé ni reponer correctamente los líquidos que pierde

  • Mal estado general del niño o signos de deshidratación

  • Cuando se tienen dudas de cómo tratar la diarrea

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical