El niño

Enfermedades del niño

imprimir

Diarrea

¿Qué es?

La diarrea es un aumento del número de deposiciones, o bien una disminución de la consistencia de las mismas respecto a lo que es habitual para el niño.

Causa

Las causas más frecuentes son:

  • Gastroenteritis: son infecciones del tubo digestivo. La mayoría son víricas (como por ejemplo el rotavirus en invierno) y algunas bacterianas como la salmonelosis. Las diarreas infecciosas son las más frecuentes por lo que es muy importante mantener una cuidadosa higiene de manos para evitar el contagio.

  • Intoxicaciones alimentarias: debidas a que se ha tomado un alimento en mal estado

  • Cualquier infección en el niño puede manifestarse con vómitos y/o diarrea: otitis, neumonía, infección de orina…

Síntomas

El niño realiza deposiciones abundantes, frecuentes, blandas y malolientes. Pueden tener moco o sangre.

Es muy frecuente que el niño presente dolor abdominal tipo cólico (retortijones), fiebre, náuseas y vómitos.

Tratamiento

El principal problema de la diarrea es que el niño se puede deshidratar: con las deposiciones líquidas y frecuentes se pierde gran cantidad de agua y sales. Para evitarlo hay que ofrecerle líquidos con frecuencia y siempre que el niño las pida. La mejor bebida es el suero de rehidratación que se vende en farmacias. Existen varios preparados comerciales disponibles: diferentes sabores, con bífidus incluidos, en polvo para reconstituir con agua o bien en solución líquida ya preparada. Tanto unos como otros, permiten ofrecer al niño una cantidad de azúcar y sales ideal. Nunca se debe añadir a estos sueros sal o azúcar extra.

Para conseguir que el niño acepte mejor el preparado y se lo beba es útil dárselo en pequeñas cantidades y bien frío (ponerlo en la nevera).

No se deben dar a los niños preparados caseros como la limonada alcalina ni bebidas isotónicas para deportistas porque la cantidad de sales y glucosa no es la adecuada para los niños.

En un episodio de diarrea los niños suelen perder el apetito; a los niños se les debe ofrecer una dieta normal pero suave. Lo importante es que se nutran y se hidraten. Las dietas astringentes y restrictivas pueden ser rechazadas por el niño. Si el Pediatra considera oportuno ofrecer dieta astringente al niño no se debe prolongar más de 3 días. Se deben evitar los dulces, los zumos envasados y las bebidas azucaradas.

No se deben retirar los lácteos (si el niño los tomaba previamente) ni cambiar la leche por una sin lactosa. El Pediatra valorará cada caso en concreto. Se debe mantener la lactancia materna y ofrecer el suero de rehidratación entre tomas.

Si el niño tiene fiebre mayor de 38ºC se le deben administrar antitérmicos en jarabe, evitando los supositorios.

Es muy importante el seguimiento del Pediatra.

Signos de alarma: qué se ha de vigilar

En el niño con diarrea hemos de vigilar, sobre todo, que esté bien hidratado. Si el niño está correctamente hidratado tendrá saliva en la boca, lágrimas y orinará con normalidad. Los signos de deshidratación son boca y piel secas, ojos hundidos, ausencia de micción y obnubilación. En los casos más graves se administra un suero de rehidratación endovenoso.

En los casos en que la fiebre sea alta y el niño presente mal estado general o bien, presente sangre en las heces, se debe consultar con el Pediatra.

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical