Mujer

Esterilidad e Infertilidad femenina

imprimir

Donación y preservación de la fertilidad

Salud Mujer. Esterilidad e Infertilidad femenina. Donación y preservación de la fertilidad
Donación de óvulos

La donación de óvulos es una técnica que permite que una mujer geste un hijo con los óvulos de otra. Desde el año 1988 está legislada la donación de óvulos y siempre es un acto voluntario, altruista y anónimo.

Cualquier mujer entre 18 y 35 años, que no tenga enfermedades conocidas ni antecedentes de enfermedades hereditarias,  puede ser donante de óvulos. Para ello deberá someterse primero a unas pruebas para asegurarse de su idoneidad. Se realiza una exploración física consistente en una revisión ginecológica con citología1 y ecografía. Se solicita entonces un análisis de sangre que incluya una analítica general además de estudio hormonal, cariotipo2, estudio de fibrosis quística y de síndrome de X-frágil, test de enfermedades infecciosas que incluyen VIH, hepatitis B y C, sífilis, y el grupo sanguíneo con el Rh. Asimismo se somete a la candidata a un test psicológico. A continuación se informa a la paciente de los riesgos del tratamiento y se solicita un consentimiento informado. Si todo está correcto se administra la medicación necesaria para el tratamiento.

Salud Mujer. Esterilidad e Infertilidad femenina. Donación y preservación de la fertilidad

La donante de óvulos se medicará con fármacos inyectables para producir una inducción de ovulación igual que en un proceso de fecundación in vitro convencional. Se harán controles analíticos y ecográficos para poder precisar el momento ideal para la recuperación de los óvulos y descartar las posibles complicaciones como el síndrome de hiperestimulación ovárica o la baja respuesta al tratamiento. La recuperación de los óvulos se realiza mediante punción folicular, consistente en una intervención quirúrgica sencilla, de unos 10-15 minutos de duración que se realiza en quirófano bajo sedación. Se obtienen los óvulos por punción transvaginal ecoguiada, bajo control ecográfico se puncionan los fondos de saco vaginales y con una aguja fina se aspiran cada uno de los folículos. El líquido obtenido y que contiene los ovocitos se transporta al laboratorio en tubos estériles. Ese mismo día la paciente es dada de alta y puede seguir su vida normal.

El equipo médico seleccionará la donante con unas características físicas lo más parecidas posibles a la receptora en cuanto a color de pelo, de ojos, rasgos, altura y peso, así como grupo sanguíneo y Rh.

La donación de óvulos está indicada en los casos en que una mujer en edad fértil no sea capaz de producir sus propios óvulos o bien en los que estos óvulos tienen algún problema para poder llevar a cabo un embarazo normal. Entre las mujeres receptoras de óvulos están las que no tienen ovarios (por extirpación quirúrgica) o bien estos no son funcionantes (por una menopausia precoz o bien por tratamientos médicos que pueden haberlos dañado como la quimioterapia). Las mujeres que producen óvulos pero que pueden ser portadores de enfermedades genéticas o bien que no han conseguido fecundarse en ciclos anteriores de FIV también son candidatas a ser receptoras de óvulos.


Boletín de noticias Canal Salud

El primer paso para las parejas receptoras es una visita con el especialista que explicará todos los aspectos relativos a la donación. Debe realizarse una revisión ginecológica con citología si no se tiene una reciente y  solicitarse una analítica a la mujer, que incluya un examen general con determinación del grupo sanguíneo, serologías para la detección de posibles enfermedades infecciosas como la rubéola, toxoplasma, varicela, hepatitis B y C y VIH. A la pareja se le solicitará un seminograma para poder hacer un estudio de los espermatozoides, una analítica de sangre muy similar a la de la mujer receptora que incluya un cariotipo2 junto con la detección de posibles enfermedades genéticas.

La mujer receptora debe hacer un tratamiento para que la matriz esté en óptimas condiciones para recibir el embrión. Para ello se administra un tratamiento hormonal en parches o bien en pastillas a dosis bajas y por tanto muy bien toleradas. Las mujeres que tengan la funcionalidad de los ovarios conservada deben primero hacer un tratamiento que inhiba su funcionalidad para poder así controlar mejor los pasos del tratamiento hormonal. Deben hacer un control ecográfico aproximadamente a los 14 días después de iniciar los fármacos.

La donación sincrónica es aquella en que se sincroniza el ciclo de la receptora con el de la donante. El mismo día de la obtención de óvulos por punción folicular debe entregarse la muestra de semen para proceder a la fecundación de los óvulos en el laboratorio. Posteriormente se informa a la pareja de los embriones conseguidos, se programa la transferencia y se valora la posibilidad de la criopreservación3 de los embriones sobrantes si se da el caso.

La donación asincrónica es aquella en que no es posible transferir los embriones en el mismo ciclo en que obtienen por lo que se congelan para ser transferidos posteriormente.

Salud Mujer. Esterilidad e Infertilidad femenina. Donación y preservación de la fertilidad
Preservación de la fertilidad

Los tratamientos oncológicos actuales consiguen más de un 70% de supervivencia en los pacientes con cáncer, pero uno de los efectos secundarios más frecuentes es la esterilidad posterior al tratamiento, tanto en hombres como en mujeres. Por ello han surgido los programas de preservación de la fertilidad.

En hombres puede realizarse la criopreservación de semen, que será la técnica elegida siempre que sea posible. Debe realizarse antes de iniciar el tratamiento oncológico y con un estudio previo de la calidad del semen. La alternativa sería la criopreservación de tejido testicular que se realiza mediante una biopsia de un pequeño fragmento de tejido testicular.

En las mujeres puede realizarse la criopreservación3 de óvulos, tratamiento que precisa de una inducción de ovulación con la obtención de los óvulos por punción folicular bajo sedación. Estos óvulos pueden vitrificarse4 y conservarse hasta la decisión de una gestación. En las pacientes que no es posible la inducción de la ovulación por contraindicación al tratamiento o bien niñas que no han llegado a la pubertad, puede conservarse fragmentos de tejido ovárico que se obtienen mediante cirugía laparoscópica.

Otra indicación más controvertida de la preservación de la fertilidad son las mujeres que deciden posponer la edad de la maternidad a una época en que es más difícil la obtención de óvulos de buena calidad, es decir mayores de 38 años.

 

Subir

Dra. Inés Bombí
Especialista en Ginecología y Obstetricia
Médico consultor de Advance Medical