Salud dental

Reportajes de salud dental

imprimir

Encías sanas, dientes fuertes

LO QUE DEBES SABER...
  • Los principales factores para mantener unas encías sanas y unos dientes fuertes son la alimentación, la higiene oral, la hidratación y realizar controles periódicos.
  • Calcio y fósforo, y vitaminas como la A,el grupo B, C y D son importantes para la salud de dientes y encías. 
  • El tabaco y el alcohol son los factores de riesgo más importantes del cáncer oral.
FACTORES PARA MANTENER UNAS ENCÍAS SANAS Y DIENTES FUERTES

Alimentación

La alimentación es un factor determinante en la salud en general, con lo que es comprensible que lo sea también en la salud oral.

Es importante tener un buen aporte de calcio y fósforo, con lo que es muy recomendable el consumo diario de leche y sus derivados. El fósforo se encuentra también en huevos, pescado y legumbres.
Las vitaminas más importantes para la salud oral son:

  • Vitamina D: facilita la absorción del calcio y del fósforo que son vitales para mantener los dientes y encías sanos. Se encuentra principalmente en el pescado azul, leche y derivados.
  • Vitamina C:  es especialmente importante para la salud de nuestras encías y tejidos de soporte (periodonto). La encontramos en los cítricos como el limón, la naranja y en el kiwi, el tomate…
  • Vitamina A: antioxidante y anticancerígena, la encontramos en el pesado azul, el albaricoque, la zanahoria, el tomate, el melocotón…
  • Vitamina B: se encuentra en el  hígado, los huevos y la levadura de cerveza.

Si mantenemos una nutrición adecuada, el aporte vitamínico que necesita nuestro cuerpo será el adecuado.

Higiene oral
Es muy importante no sólo cepillarnos los dientes, sino hacerlo bien. Un buen cepillado debe durar alrededor de los dos minutos. Además, lo ideal es lavarse los dientes después de cada comida y es muy recomendable utilizar el hilo dental para llegar a las zonas de difícil acceso para el cepillo de dientes. Por último, debemos renovar nuestro cepillo de dientes de forma periódica cada tres meses.

Hidratación
La hidratación es importante para todo nuestro cuerpo en general, pero muy especialmente para nuestra cavidad oral. Tomar de 8  a 10 vasos de agua al día estimula la producción de saliva.
Hay ciertos medicamentos que producen sequedad bucal. Al tener menos saliva nos dificultan de forma proporcional la capacidad de protección frente a la caries y nos puede producir molestias al tragar. Existen dentífricos, enjuagues y algunos productos específicos para este problema en el mercado. También es muy recomendable masticar chicle sin azúcar y con xilitol, que a parte de estimular la salivación nos aporta protección ante la caries.

Controles periódicos
Es importante acudir periódicamente a las revisiones en el odontólogo para detectar cualquier problema y realizar una tartrectomía. Las personas portadoras de prótesis dentales deben limpiarlas diariamente y acudir al dentista también de forma periódica.

Malos hábitos

El tabaco es muy perjudicial para nuestra boca. Produce una disminución de la cantidad de saliva y una disminución de la capacidad de combatir infecciones orales.

Cada vez que se fuma hay un aumento de la temperatura de la boca que puede producir un daño irreversible en las células de la cavidad oral. De hecho, el tabaco, al igual que el alcohol, es uno de los factores de riesgo más importantes del cáncer oral. Por este motivo, debemos intentar reducir su consumo.

Subir

Dra. Anna Parellada Insa
Especialista en Odontología y Odontopediatría
Médico colaborador de Advance Medical