El niño

Enfermedades del niño

imprimir

Escoliosis

¿Qué es?

La escoliosis idiopática es la desviación lateral de la columna vertebral, en un niño previamente sano, sin que se pueda saber la causa que la produce. La deformidad se observa cuando realizamos una radiografía del niño visto desde delante, pero la deformidad es tridimensional, con una rotación importante de las vértebras que forman la columna.

La escoliosis idiopática se clasificas en tres tipos:

  • Infantil: aparece antes de los tres años e incluso antes de los 6 meses de vida. La mayoría de ellas se resuelven solas pero una minoría sufren en empeoramiento progresivo.

  • Juvenil: aparece entre los 3 y 10 años

  • Adolescente: aparece en los mayores de 10 años.

No se engloba dentro de las escoliosis idiopáticas las curvas que se forman por tener una pierna más corta que otra; en este caso al corregir e igualar la longitud de las piernas la curva desaparece.

Causa

Como se denomina "idiopática" quiere decir que no se sabe a qué se debe. A pesar de ello parece que influyen la genética y el crecimiento. Los hijos de padres que tienen escoliosis tienen mayor riesgo de desarrollarla. Durante la infancia hay dos periodos de crecimiento acelerado: desde el nacimiento hasta los dos años y el periodo prepuberal.

Es más frecuente en las chicas.

Puede afectar a cualquier zona de la columna aunque afecta con mayor frecuencia a la región torácica. Son muy frecuentes las dobles curvaturas.

Todas las curvas de la columna vertebral por escoliosis presentan otras curvas llamadas compensatorias que se sitúan por encima o por debajo de la curva principal. Su función es mantener el equilibrio de la cabeza sobre la pelvis.

Tratamiento

La finalidad del tratamiento es conseguir que al final del crecimiento óseo la deformidad sea moderada y que no produzca restricción de las actividades diarias y no supere los 45-50º.

El tipo de tratamiento depende del grado de deformidad, de la edad del niño y del grado de madurez ósea.

Por debajo de los 20º se realizan controles radiológicos cada 3-6 meses hasta que se completa la maduración ósea.

Si a partir de 25-30º el niño presenta muy poca maduración ósea tiene riesgo de empeorar, por lo que se le colocará un corsé para frenar la evolución de la deformación. Si se diagnostica cuando el hueso ya está maduro (niñas mayores de 13-14 años y niños mayores de 15-16), no se coloca corsé porque la curva no evolucionará significativamente. El corsé se debe llevar 23 horas al día si el niño tiene una escasa maduración ósea. Si los huesos son más maduros, se debe llevar 16 horas al día (sobre todo por la noche).

Existen diferentes tipos de corsé en función de la edad y el tipo de deformidad.

En curvas mayores de 45-50º se indica la cirugía correctora. La cirugía pretende reducir al máximo la curva y fijar las vértebras en la mejor posición posible.

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical