Bebé ( 0 - 1 año)

Enfermedades del lactante

imprimir

Estreñimiento

¿Qué es?

Es la expulsión difícil o poco frecuente de las heces, que suelen duras y escasas. Normalmente se acompaña de malestar y dolor al defecar.

Cada niño tiene un ritmo deposicional diferente, por lo que puede ser normal realizar deposiciones tres veces al día o cada tres días.

Causas

El uso de fórmulas de leche artificial puede generar estreñimiento con más frecuencia que los bebés que están alimentados a pecho. En los lactantes que toman poca fibra y muchos lácteos el estreñimiento es un problema habitual.

Si el niño presenta un estreñimiento muy marcado y con hinchazón abdominal hay que descartar otras enfermedades que puedan provocarlo como el megacolon congénito o el hipotiroidismo.

No obstante, las causas más frecuentes de estreñimiento en el lactante son la escasez de fibra en la dieta y la predisposición familiar. Es lo que llamamos estreñimiento funcional o idiomático (no existe ninguna enfermedad que lo produzca) en el que intervienen varios factores: dieta, genética, retirada del pañal o el inicio de la guardería.

Síntomas

El síntoma más frecuente es el dolor al defecar y el malestar abdominal. En los casos más extremos el abdomen puede estar hinchado y duro.

El estreñimiento puede dar lugar a ciertas complicaciones en los lactantes como la fisura anal o el dolor abdominal. En los casos de fisuras, durante la defecación el niño tiene dolor y se puede observar sangre en las heces; el miedo a defecar por el dolor que le produce puede empeorar el estreñimiento.

Tratamiento

La parte más importante en el tratamiento del estreñimiento es la dieta. El Pediatra recomienda una dieta rica en fibra y beber una cantidad de líquidos suficiente.

Las fuentes de fibra son las frutas y zumos naturales con pulpa (no envasados), verduras y legumbres. También existen cereales para lactantes enriquecidos con fibra.

Si el estreñimiento mejora con la dieta no hay necesidad de dar ningún tratamiento laxante. También le puede ayudar al niño los masajes circulares en el abdomen.

Si existen fisuras anales hay que tratarlas con una pomada antiinflamatoria.

Nunca deben darse laxantes a un niño sin la receta del Pediatra. La estimulación anal con bastoncillos o supositorios de glicerina son muy usados por los padres pero su uso debe ser muy excepcional.

Hay que tener en cuenta que para tratar correctamente el estreñimiento se requiere esfuerzo y paciencia por parte de los padres ya que la mejoría no suele ser inmediata, y además se deberá mantener el tratamiento durante mucho tiempo, ya que el estreñimiento tiende a persistir hasta la vida adulta.

Cuándo acudir al pediatra
  • Si el niño siente un intenso dolor al defecar

  • Si el lactante no realiza deposiciones en más de tres días

  • Si presenta sangre en las heces

  • Poca ganancia de peso

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical