Mayores

Úlceras por presión en personas mayores

imprimir

Factores de riesgo

Salud Mayores. Úlceras por presión en personas mayores. Factores de riesgo

La principal causa de la aparición de las úlceras por presión es la presión misma que causa el cierre de los capilares, disminuyendo el aporte de oxigeno a los tejidos. Sin embargo, existen una serie de situaciones o factores de riesgo que aumentan la probabilidad de desarrollar úlceras en la situación propicia.

Los factores que contribuyen a la producción de úlceras por presión pueden agruparse en cinco grandes grupos:

Fisiopatológicos:

  • Lesiones cutáneas: edema, sequedad de piel, falta de elasticidad, fragilidad; aumentan la probabilidad de producción de heridas de cualquier clase ante lesiones menores.
  • Trastorno en el transporte de oxígeno: trastornos vasculares periféricos, estasis venosa, trastornos cardiopulmonares.
  • Deficiencias nutricionales (por defecto o por exceso): disminución de la capa grasa subcutánea, pérdida de masa magra o muscular, desnutrición, obesidad, hipoproteinemia, deshidratación.
  • Trastornos inmunológicos: cáncer, infección generalizada o localizada.
  • Alteración del estado de conciencia: estupor, confusión, coma, trastornos que disminuyen la movilidad del paciente.
  • Deficiencias motoras: paresia, parálisis.
  • Deficiencias sensoriales: pérdida de la sensación dolorosa, general por estupor o localizada por alteraciones de los troncos nerviosos (por ejemplo poli o mononeuropatías).

 

Derivados del tratamiento:

  • Inmovilidad impuesta, resultado de determinadas alternativas terapéuticas. Por ejemplo, en lesiones óseas (fractura de fémur o pelvis, las más frecuentemente implicadas en el desarrollo de úlceras en estos casos.)
  • Tratamientos o fármacos inmunosupresores, en especial corticoides, que disminuyen la respuesta inmunológica general y producen atrofia cutánea.
  • Sedantes, ya que provocan disminución de la movilidad y de la respuesta al dolor y a la incomodidad.
  • Sondajes y vías vasculares; muchos pacientes y familiares, por miedo a que se muevan o se salgan estos dispositivos, disminuyen la movilidad en cama o en sedestación.

Boletín de Noticias Canal Salud

Situacionales:

  • Inmovilidad: El síndrome de inmovilidad, secundario a diferentes situaciones patológicas (enfermedades agudas, encamamiento u hospitalización) es uno de los factores que más están implicados en el desarrollo de úlceras, ya que permite la acción de la presión el tiempo suficiente para que se produzca la lesión de la piel. El 90% de los pacientes con menos de 20 movimientos espontáneos durante la noche desarrollan úlceras, que también son frecuentes en pacientes que no pueden sentarse en silla de ruedas o levantarse de la cama por sí mismos.
  • Por efecto del roce tanto de la ropa como de otros objetos. Las fuerza tangenciales producen cizallamiento entre las capas de la piel y la rompen, produciendo lesiones. Esto es muy frecuente que se produzca durante una movilización inadecuada de la persona mayor (por arrastre) o por deslizamiento del paciente en cama o durante la sedestación.

 

Derivados del entorno:

  • Falta de educación sanitaria de los cuidadores de pacientes dependientes, cambios poco frecuentes de posición, pañal demasiado tiempo húmedo, etc.
  • Colchones o asientos demasiado duros o con cojines demasiado blandos, fáciles de aplastar y volverse duros.
  • Praxis deficiente por parte de los equipos sanitarios.
     

Subir

Dra. Montse Queralt
Especialista en Medicina de Familia y Geriatría
Médico Consultor de Advance Medical