Enfermedades

Cardiovascular

imprimir

Flutter auricular

¿Qué es?

Una arritmia cardiaca es una alteración del ritmo cardiaco normal que se conoce como ritmo sinusal.

El flutter es un tipo de arritmia rápida (taquiarritmia) que se origina en las aurículas y provoca que el corazón lata de forma muy rápida e ineficiente. En el electrocardiograma da lugar a un registro característico en "dientes de sierra".

¿Cómo se produce?

En condiciones normales el corazón se contrae de forma rítmica y sincrónica. Esta contracción es el resultado de un impulso eléctrico que se genera en la aurícula, llega al ventrículo y se traduce en un latido cardiaco. En una arritmia se produce una alteración de este mecanismo que conduce a que el corazón no se contraiga de manera regular generando un trastorno del ritmo. La frecuencia cardiaca normal se sitúa entre los 50-100 latidos por minuto. Cuando es superior a 100 latidos por minuto se habla de taquiarritmia.

En el flutter el impulso eléctrico en lugar de continuar su trayecto habitual desde la aurícula al ventrículo sigue un circuito alrededor de una de las válvulas cardíacas (válvula tricúspide) provocando un ritmo irregular y rápido que hace que el ventrículo no se contraiga de forma eficaz.

Las complicaciones principales de esta arritmia incluyen el fallo en la función de bomba del corazón que impide que la sangre se distribuya adecuadamente por todo el organismo y la aparición de tromboembolismo. Al no existir una contracción auriculo-ventricular coordinada la sangre se puede remansar en la aurícula y al quedar estancada dar lugar a trombos que pueden provocar embolias cuando salen al torrente sanguíneo impulsados por el corazón.

Las causas más frecuentes del flutter incluyen:

.- Enfermedades del corazón: enfermedades de las válvulas cardiacas, enfermedad coronaria o enfermedades del músculo cardiaco (miocardiopatías), entre otras.

.- Enfermedades no cardiacas como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedades del tiroides (hipertiroidismo) o el consumo de fármacos y alcohol.

Síntomas

En algunos pacientes el flutter no produce síntomas. Cuando éstos aparecen el más frecuente son las palpitaciones. También se puede sentir disnea o sensación de falta de aire y cansancio. Otros síntomas más graves, consecuencia del fracaso de la función de bomba del corazón o por la presencia de una enfermedad cardiaca o pulmonar subyacente incluyen hipotensión, dolor en el pecho y síncope (pérdida súbita del nivel de conciencia).

Diagnóstico

La prueba diagnóstica básica para detectar este tipo de arritmia es el electrocardiograma que permite registrar el ritmo cardiaco característico del flutter con morfología en "dientes de sierra".

Se pueden solicitar otras pruebas complementarias encaminadas a conocer la causa de la arritmia como:

  • Analítica para descartar enfermedades desencadenantes como el hipertiroidismo.

  • Ecocardiograma. Permite ver si existen alteraciones en la estructura y función del corazón.

  • Holter. Algunos pacientes tienen síntomas sugestivos de arritmias pero cuando se realiza el EKG este resulta normal. En esos casos, para ayudar a identificar el diagnóstico de la arritmia que aparece y desaparece se realiza un registro del electrocardiograma durante 24 horas por medio de un monitor que el paciente debe llevar durante ese periodo de tiempo.

  • Estudio electrofisiológico. Permite obtener un mapa del sistema de conducción eléctrica del corazón, para averiguar el tipo de arritmia y su posible origen.

Tratamiento

El tratamiento va dirigido al control del ritmo y de la frecuencia cardiaca así como a la aparición de complicaciones asociadas a este tipo de arritmia (tromboembolismo).

  • La ablación por radiofrecuencia es un procedimiento en el que se utiliza un catéter y un dispositivo que permite obtener un mapa de las vías de conducción eléctrica del corazón. Utilizando ondas electromagnéticas de alta frecuencia, se pueden destruir las vías de conducción responsables de la arritmia. Se considera uno de los tratamientos de elección en este tipo de arritmia ya que en gran número de casos puede restablecer el ritmo cardiaco normal.

  • Los fármacos antiarrítmicos permiten el control y tratamiento de gran parte de las arritmias. Existen numerosos grupos de fármacos que actúan por mecanismos diferentes frenando la frecuencia cardiaca y restaurando el ritmo normal del corazón. Se pueden administrar por vía oral o por vía endovenosa y siempre bajo indicación y control médico.

  • La cardioversión es un tratamiento que se utiliza para restaurar el ritmo sinusal (ritmo normal) tras la aplicación de una descarga eléctrica sobre el tórax o mediante fármacos. Se suele utilizar en situaciones de emergencia cuando el paciente tiene síntomas graves debido a la arritmia.

  • Tratamientos dirigidos a reducir las complicaciones de esta arritmia: fármacos anticoagulantes.

Prevención

Llevar una vida sana, evitando el alcohol, tabaco, drogas y estrés contribuye a prevenir las enfermedades del corazón. Una vez diagnosticada esta arritmia es importante seguir el tratamiento y los consejos médicos para prevenir sus complicaciones.

Subir

Dra. Eva Ormaechea Alegre
Especialista en Medicina Intensiva
Medico consultor de Advance Medical