Mujer

Guía de la salud de la mujer

imprimir

Genitales externos

Se conoce como vulva el conjunto de los genitales externos de la mujer.

En la parte más anterior de los genitales externos se encuentra el monte de Venus, eminencia redondeada constituida por tejido graso que se sitúa sobre la sínfisis del pubis1 y recubierto por piel. A partir de la pubertad se recubre de vello en forma triangular, con la base hacia el abdomen y el vértice hacia la unión de los labios menores.

Los labios mayores son dos pliegues cutáneos que delimitan la hendidura vulvar2, por la parte más anterior se continúan con el monte de Venus y por el extremo posterior se fusionan entre sí. En su interior contienen tejido adiposo3 y cubren y protegen las estructuras más delicadas de la vulva. En su cara externa están revestidos por piel más pigmentada que contiene glándulas sebáceas4 y sudoríparas y recubiertos por vello.

Los labios menores son dos pliegues cutáneos paralelos a los mayores y en el interior de éstos. No contienen tejido adiposo ni están cubiertos por vello, pero sí contienen glándulas sebáceas. Su parte anterior se divide en dos hojas, las superiores se fusionan entre sí formando el capuchón del clítoris y las inferiores el frenillo del clítoris. En la parte posterior se unen formando la horquilla vulvar. El tamaño de los labios menores es muy variable de una mujer a otra y en algunos casos pueden ser asimétricos.

El clítoris está situado en la unión anterior de los labios menores y es un órgano cilíndrico, formado por tejido eréctil homólogo al pene masculino. Su parte expuesta es el glande del clítoris y hacia el interior se encuentran los cuerpos cavernosos que se agrandan al rellenarse de sangre durante la excitación sexual. Tiene gran cantidad de terminaciones nerviosas.

El espacio comprendido entre ambos labios menores se denomina vestíbulo. En su parte anterior y por debajo del clítoris encontramos el meato urinario donde desemboca la uretra5. Inmediatamente posterior al meato urinario se encuentra el orificio vaginal o introito, cerrado parcialmente por el himen. El himen es un tabique transversal formado por una membrana mucosa con un orifico en el centro para permitir la salida del flujo menstrual y que se desgarra con las relaciones sexuales. Las glándulas de Bartholino se sitúan a ambos lados del vestíbulo, con su orificio de salida en la cara interna de los labios menores.

Subir

Dra. Inés Bombí
Especialista en Ginecología y Obstetricia
Médico consultor de Advance Medical