Mujer

Guía de la salud de la mujer

imprimir

Genitales internos

Los genitales internos femeninos están formados por la vagina, el útero, las trompas de Falopio y los ovarios.

La vagina es un conducto cilíndrico que comunica el vestíbulo con el cuello uterino. Sirve como receptáculo del semen durante el coito y como canal del parto. Su longitud es de unos 8-10 cm y tiene una inclinación hacia arriba y hacia atrás en la pelvis. En su cara interna se aprecian numerosos pliegues y está dotada de elasticidad. En su cara anterior la vagina está en contacto con la vejiga de la orina y en la cara posterior con el recto.

El útero o matriz es un órgano en forma de pera de unos 8 cm de longitud y unos 5 cm de anchura, con una cavidad virtual en su interior. Su función es la de albergar al feto durante la gestación. Se divide en dos partes anatómica y funcionalmente distintas, el cuello y el cuerpo uterinos, unidos por el istmo. El cuerpo uterino está constituido por una fina capa externa llamada serosa, el grosor más importante lo constituye el miometrio que está formado por células musculares y la capa interna, formando la cavidad virtual es una mucosa llamada endometrio.

El cuello uterino o cérvix está formado por el tercio inferior del útero y está en contacto en la vagina. Tiene forma de cilindro, con paredes gruesas y una luz en su interior, el canal endocervical, que comunica la cavidad uterina con la vagina. El extremo de esta luz en comunicación con la cavidad uterina es el orificio cervical interno y el extremo que comunica con la vagina el orificio cervical externo.

Las trompas de Falopio son dos conductos de unos 10 cm de longitud que ponen en contacto la cavidad uterina con la cavidad abdominal1. Su principal función es la de recoger el óvulo que sale del ovario durante la ovulación, transportar los espermatozoides hacia el óvulo y posteriormente el óvulo fecundado a la cavidad uterina. Están divididas en 4 partes: el istmo, la parte que las une al útero, la ampolla, la porción más larga, el infundíbulo, que es el extremo que comunica con la cavidad abdominal y las fimbrias que son unos repliegues del istmo que recogen al óvulo y lo llevan hacia el interior de la trompa.

Los ovarios son dos órganos de forma ovalada de unos 3 cm situados a cada lado del útero y fijados por ligamentos para mantenerse en su posición. Se diferencian dos zonas en su interior, la corteza y la médula. La corteza es la funcionalmente activa, donde se producen los óvulos y las hormonas y la médula es la zona central formada por tejido conectivo2. La médula es la que contiene los vasos sanguíneos y linfáticos así como los nervios.

Subir

Dra. Inés Bombí
Especialista en Ginecología y Obstetricia
Médico consultor de Advance Medical