Enfermedades

Nefrología y urología

imprimir

Glucosuria renal

¿Qué es?

La glucosuria es la presencia de glucosa en la orina a niveles elevados. La glucosa se reabsorbe en su totalidad a nivel de las nefronas, las unidades funcionales del riñón donde se produce la depuración de la sangre. Sin embargo, cuando los niveles de glucosa en sangre rebasan un umbral, una cifra alrededor de los 180 mg/dl de glicemia, la nefrona permite que se elimine glucosa por la orina para compensar la sobrecarga de glicemia que no es compensada por la insulina.

¿Cómo se produce?

Deben diferenciarse dos tipos de glucosuria:

La glucosuria asociada a niveles elevados de glicemia, es decir, de glucosa en sangre; es lo que ocurre en la diabetes mellitus: ante la falta de insulina los niveles de glicemia sobrepasan el umbral de reabsorción y se pierde glucosa por la orina.

La glucosuria asociada a niveles normales de glucosa en sangre; en este caso el problema es una alteración de los mecanismos de reabsorción de la glucosa en el riñón, de ahí que los niveles de glicemia sean correctos.

En el caso de la diabetes mellitus, la glucosuria asociada a ella se produce a causa de los elevados niveles de glucosa que aparecen en sangre al no poder ser normalizados por la insulina. Al alcanzar niveles superiores a los 180 mg/dl, las nefronas permiten que la glucosa no se reabsorba y pase a la orina.

La glucosuria aislada es una enfermedad hereditaria debida a la alteración de un gen que se haya en el cromosoma 6. Esto altera una proteína que se encarga de transportar la glucosa para su reabsorción a nivel de los túbulos de las nefronas, pudiendo alterar tanto la capacidad máxima de transporte de la glucosa como el umbral de glicemia a partir del cual la glucosa se excreta en la orina, de manera que la recuperación de glucosa se ve alterada. Existen tres tipos diferentes de glucosuria aislada:

Tipo A, en el que se ha disminuido tanto el umbral de glucosuria como la capacidad máxima de transporte de la glucosa

Tipo B, en el que el umbral de glucosuria ha disminuido pero la capacidad máxima de transporte de la glucosa se mantiene estable

Tipo O, muy poco frecuente, en el que no existe transporte alguno de glucosa

Existe un alteración de los túbulos proximales que se conoce como el síndrome de Fanconi, en el cual se ve dificultada la reabsorción de diversas sustancias, entre ellas la glucosa, por lo cual también es una causa de glucosuria. Otras sustancias que se pierden por la orina en este síndrome son aminoácidos, fosfatos, potasio y bicarbonato. El síndrome de Fanconi suele ser primario pero en ocasiones se asocia a otras enfermedades, como el mieloma múltiple, el síndrome de Sjögren, la amiloidosis o en algunos casos al trasplante renal.

Síntomas

En el caso de la glucosuria asociada a la diabetes mellitus se verán los síntomas propios de esta entidad: aumento del apetito, de la sed y del volumen diario de diuresis, lo que conocemos respectivamente como polifagia, polidipsia y poliuria.

En el caso de la glucosuria aislada de origen renal puede existir polidipsia y poliuria, pero en general los pacientes no presentan ningún síntoma salvo, a lo sumo, una mala tolerancia al ayuno.

Con respecto al síndrome de Fanconi, se puede da también un aumento de la sensación de sed y del volumen de la producción de orina y en ocasiones puede haber proteinuria. A causa de la pérdida de fosfatos se dan alteraciones óseas, como raquitismo en los niños y lesiones óseas en los adultos, así como debilidad muscular y fatiga constante.

Diagnóstico

Ante una clínica de poliuria y polidipsia se deben realizar analíticas de sangre y de orina. Si se aprecia glucosuria, con niveles entre 5 y 30 gramos en 24 horas, la analítica de sangre y los niveles de glicemia permitirán diferenciar entre una glucosuria secundaria a una posible diabetes mellitus o una glucosuria de origen renal. En la glucosuria de origen renal, además, se verá que la glucosuria varía al modificar la dieta y que los hidratos de carbono se metabolizan con normalidad.

En el caso del síndrome de Fanconi se verán otras alteraciones en la analítica de orina, con niveles elevados de aminoácidos, fósforo, potasio y bicarbonato, así como una orina poco concentrada. En ocasiones puede existir anemia hemolítica, por rotura de los hematíes, y alteración de leucocitos o plaquetas.

Tratamiento

El tratamiento de la glucosuria asociada a la diabetes mellitus será la corrección de esta enfermedad, sea con fármacos antidiabéticos orales o con insulina.

La glucosuria de origen renal aislada no requiere tratamiento alguno. En el caso del síndrome de Fanconi, no se tratará la glucosuria pero sí los defectos óseos secundarios a la pérdida de fósforo, por lo que se administran fosfatos y vitamina D.

Medidas preventivas

No existen medidas preventivas para la glucosuria renal. A lo sumo, se deben realizar controles periódicos de los niveles de glucosa tanto en orina como en sangre.

Subir

Dr. David Cañadas Bustos
Especialista en Medicina General
Médico consultor de Advance Medical