Bebé ( 0 - 1 año)

Enfermedades del lactante

imprimir

Enfermedad celíaca

¿Qué es?

La celiaquía es una intolerancia al gluten. El gluten es una proteína que está en algunos cereales: avena, cebada, centeno y trigo. Cuando comen gluten se daña el intestino.

Es una intolerancia que dura toda la vida

Es una enfermedad que se presenta en 1 de cada 1.000 nacidos.

Causas

Aparece en personas que tienen una predisposición genética a padecerla; se sabe que la enfermedad celiaca aparece con más frecuencia en miembros de una misma familia. A pesar de que es una enfermedad genética, no siempre se encuentran antecedentes familiares.

La causa es desconocida. Actualmente la hipótesis más aceptada es que la respuesta inmunitaria (de defensa) del enfermo celíaco está alterada, de manera que reconoce al gluten como un elemento "extraño" y produce anticuerpos o defensas contra él. Son estos anticuerpos los que originan la lesión en el intestino, produciendo problemas digestivos y de absorción de los alimentos.

Esta intolerancia produce una lesión característica en la mucosa intestinal o capa que recubre el intestino. Se produce atrofia y destrucción de las vellosidades intestinales (donde tiene lugar la absorción de los alimentos).

Lo característico de esta lesión en el intestino es que es reversible, es decir, que el intestino se normaliza cuando se hace una dieta sin gluten.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son lo digestivos: vómitos, diarrea, pérdida de peso, anemia e irritabilidad.

La celiaquía se puede manifestar de dos maneras:

Forma típica:

Se desarrolla entre los 2 y 3 años de vida en los niños que están genéticamente predispuestos y que han llevado acabo una dieta normal con una introducción del gluten en forma de cereales, pan o galletas, entre los 6 y 8 meses. Desde el momento en que el bebé empieza a tomar cereales hasta el inicio de los síntomas no hay signos de enfermedad. El niño presenta diarreas muy abundantes, hinchazón abdominal, nalgas aplanadas, pérdida de peso y malhumor.

Forma atípica:

Hay casos en los que la celiaquía puede manifestarse de manera más solapada o simulando otras enfermedades. Algunas de los síntomas atípicos de la celiaquía serían:

  • Estreñimiento

  • Retraso del crecimiento y del desarrollo

  • Raquitismo: escasa calcificación de los huesos

  • Trastornos en la piel: dermatitis herpetiforme y pelo débil

  • Trastornos del sistema nervioso: cefaleas, epilepsia, depresión

  • Problemas en el esmalte de los dientes

  • Anemia

  • Dolores articulares y artritis

La complicación más grave de la celiaquía si no se detecta ni se hace un tratamiento correcto, es la posibilidad de desarrollar un cáncer intestinal.

Diagnóstico

La existencia de síntomas compatibles con la enfermedad celíaca permite la sospecha de la enfermedad. En un primer momento se realiza una analítica para solicitar los anticuerpos específicos de la celiaquía (antigliadina y antiendomisio), son los marcadores en la sangre de la enfermedad.

El diagnóstico definitivo se debe hacer mediante una biopsia intestinal.

La biopsia intestinal consiste en la extracción de un trocito de mucosa del intestino delgado para estudiarla con el microscopio. Aunque no precisa anestesia general es preciso dar un tranquilizante al niño para realizar la prueba. Se introduce un tubo a través de la boca que en un extremo lleva una cápsula. Se realizan controles mediante radiografías y cuando se confirma que la cápsula llega al intestino (duodeno-yeyuno), se coge un pequeño fragmento de mucosa intestinal para analizar.

Con el microscopio se observa que en el celíaco las vellosidades intestinales están atrofiadas (son más pequeñas de lo normal). Cuando se pone el tratamiento adecuado, las vellosidades intestinales vuelven a la normalidad.

Normalmente se necesitan de dos a tres biopsias para realizar un diagnóstico seguro:

Primera:

Cuando el niño acude por primera vez con síntomas sospechosos. Esta biopsia evidencia que existe una atrofia de las vellosidades intestinales. A partir de este momento el niño inicia una dieta sin gluten.

Segunda:

Cuando el niño lleva al menos dos años con dieta sin gluten y hayan desaparecido los síntomas se realiza otra biopsia. Con ésta comprobamos que las vellosidades intestinales se han normalizado. En este momento se reintroducirá el gluten de nuevo (siempre en mayores de seis años) para comprobar que esto produce una recaída: el niño vuelve a tener síntomas.

Tercera:

Confirma la recaída a los 6 meses tras la reintroducción del gluten.

Existen controversias sobre si hacer o no las tres biopsias ya que resulta muy molesto para el niño. Déjese guiar por su Pediatra.

Tratamiento

El tratamiento es seguir una dieta completamente exenta de gluten. Esta dieta controla los síntomas de la enfermedad y evita las complicaciones a largo plazo. Es una dieta que se ha de hacer toda la vida.

Para hacer una dieta libre de gluten hay que conocer los alimentos que lo contienen y cuáles no.

Actualmente la industria alimentaria etiqueta los alimentos indicando su contenido o no en gluten y fabrica alimentos especiales para celíacos como el pan, pasta o bollería.

  • Alimentos que contienen gluten.(excepto si el comerciante especifica que no tienen gluten): no se deben incluir en la dieta.

  • Pan y harina de trigo, centeno, cebada y avena.

  • Bollos, pasta italiana, pasta de sopa, galletas, bizcochos, magdalenas y pasteles.

  • Sémola de trigo.

  • Alimentos manufacturados que contengan cualquiera de las harinas citadas y cualquier alimento preparado si el comerciante no específica que no contiene gluten.

  • Lecha malteadas y alimentos malteados.

  • Chocolates

  • Infusiones y bebidas preparadas con cereales: malta, cerveza, agua de cebada.

2. Alimentos que pueden contener gluten: sólo son seguros si el fabricante pone de manera explícita que no contienen gluten

  • Embutidos

  • Queso fundido

  • Patés

  • Conservas.

  • Dulces

  • Caramelos.

  • Turrón, mazapán.

  • Café y té instantáneos.

  • Alimentos SIN gluten.: se pueden tomar sin problemas

  • Leche y derivados lácteos (queso, mantequilla, requesón, nata).

  • Carne, pescado y marisco frescos.

  • Huevos

  • Frutas

  • Verduras, hortalizas y legumbres frescas (no conservas)

  • Soja

  • Arroz, maíz y tapioca

  • Azúcar y miel.

  • Aceite y margarina.

  • Sal, vinagre, pimienta, levaduras sin gluten , colorantes.

  • Café y té natural (no instantáneos), manzanilla, poleo…

  • Bebidas carbónicas.

Es especialmente útil ponerse en contacto con las asociaciones de enfermos celíacos.

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical