El niño

Enfermedades del niño

imprimir

Herpes simple

¿Qué es?

La infección por herpes simple o VHS puede ser de dos tipos en función el tipo de virus que infecte:

VHS-1: afectan a la boca y ocasionan las populares "calenturas". Es el herpes labial. La mayoría de los adultos es portador del virus y muchos niños antes de los 6 años ya han estado en contacto con él. La mayoría de veces la infección por el virus no produce síntomas y el cuerpo produce anticuerpos contra él y supera la infección pero el virus se queda en el cuerpo. Más tarde, en determinadas circunstancias que no están muy claras como otras infecciones, fiebre, exposición al sol, pequeños traumatismos, estrés, etc., ese virus que está como "adormecido", se activa y produce las "calenturas". En algunas personas esa "reactivación" se repite con frecuencia. Cuando da síntomas produce pequeñas ampollitas en los labios que se rompen y dejan una costra que tarda una semana en curar.

VHS-2: es el herpes que infecta la zona genital y produce ampollas genitales que recurren periódicamente. La primera vez que se infecta el individuo produce fiebre, adenopatías y malestar general. Este es el tipo de herpes que produce el herpes neonatal, cuando la madre presenta lesiones genitales en el momento del parto. En los adolescentes pueden contagiarse por relaciones sexuales sin protección si la pareja está infectada.

Gingivoestomatitis herpética:

En algunos niños, la primera vez que entran en contacto con el virus y se infectan presentan síntomas.

Es más frecuente en niños entre 6 meses y 5 años y se manifiesta por fiebre alta, babeo, inflamación de las encías (gingivitis) que pueden sangrar, mal aliento, ganglios en el cuello y, sobre todo, ampollas o úlceras como las del herpes labial pero que se extienden además de por los labios, por la piel de alrededor y por dentro de la boca incluida la lengua, que son dolorosas y pueden provocar problemas a la hora de comer. Es un proceso que puede durar de 5 a 14 días.

Hay que dar al niño medicinas para disminuir el dolor, muchos líquidos y alimentos blandos, que no sean ácidos y templados.

Tratamiento

El tratamiento de los herpes simples es un antiviral, el aciclovir. Los antibióticos no son eficaces.

En el caso del herpes labial no es necesario administrar el aciclovir.

Prevención

La prevención consiste en evitar el contacto con la saliva de personas infectadas.

Los niños que la padecen gingivoestomatitis no deben ir a la guardería o el colegio hasta que las ampollas están en costra; deben evitar compartir utensilios (cubiertos, vasos, etc.) y tanto ellos como sus familiares deben lavarse a menudo las manos.

Los niños con herpes labial no deben ser excluidos de las actividades de grupo, aunque deben evitar compartir utensilios.

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical