Bebé ( 0 - 1 año)

Enfermedades del recién nacido

imprimir

Infección por virus herpes simple

¿Qué es?

La infección con este virus es leve en los adultos, sin embargo, en niños, el Virus Herpes Simplex (VHS), puede causar enfermedad grave aunque poco frecuente.

Hay dos tipos de Virus Herpes Simple que pueden afectar al recién nacido:

  • VHS-1: causa el herpes labial principalmente

  • VHS-2: causa el herpes genital principalmente (es una enfermedad de transmisión sexual). Es el tipo de herpes que con más frecuencia infecta a los recién nacidos.

Riesgo de contagio

El virus herpes puede contagiar al recién nacido en el momento del parto si está presente en el canal del parto durante el nacimiento. En algunos casos el VHS también puede infectar al bebé si una persona con herpes labial besa al neonato.

La probabilidad de contagio al bebé es mayor si la mujer embarazada se infecta por primera vez con el VHS genital durante el embarazo (sobretodo en el tercer trimestre). Una madre recién infectada no ha producido aún anticuerpos suficientes contra el virus, por lo que no hay una protección natural para el bebé antes y durante el nacimiento. Si sumamos a esto que la infección genital por VHS, recientemente adquirida, está activa, es probable que el virus esté presente en el canal del parto durante el nacimiento.

Si la madre tiene brotes de herpes genital antes del embarazo, tiene muy bajo riesgo de contagiar al bebé, además, su sistema inmune ya ha producido anticuerpos que son pasados al bebé en la corriente sanguínea a través de la placenta.

Síntomas

Aparecen las ampollas o vesículas típicas de la infección por herpes por toda la piel del recién nacido, pueden afectar también a los ojos e inflamación del sistema nervioso central del bebé (encefalitis). El recién nacido tiene fiebre y mal estar general.

La infección por herpes puede diseminarse por todo el organismo del recién nacido, dañar órganos internos y producir la muerte.

Los síntomas de la infección por herpes en el recién nacido pueden aparecer en el momento del nacimiento o bien, de manera tardía, hasta la cuarta semana de vida.

Prevención y tratamiento

Si se detecta la infección por herpes en la madre antes del parto está indicado realizar una cesárea para que el bebé no tenga contacto con el virus al pasar por el canal del parto. También se dan medicamentos antivirales para combatir la infección.

Las mujeres con brotes de herpes genital que se quedan embarazadas pueden dar a luz mediante un parto normal.

La mejor prevención es evitar la infección por herpes genital en la última etapa del embarazo.

 

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical