Enfermedades

Urología

imprimir

Cistitis

Qué es

Es la inflamación aguda de la vejiga urinaria, producida generalmente por gérmenes de la flora intestinal, E.coli en un 80% de los casos, que alcanza la vejiga por vía ascendente. Su frecuencia es muy elevada, sobre todo en el sexo femenino, fundamentalmente en el comienzo de la actividad sexual y también en la edad perimenopáusica.

No siempre la causa es bacteriana, existiendo otras múltiples causas como la cistitis radica o la cistitis intersticial.

Cómo se produce

La vía por la cual los gérmenes colonizan el tramo urinario es predominantemente la vía ascendente des de el meato uretral hasta la vejiga, por ello es mucho más frecuente en la mujer.

Existen una serie de factores intrínsecos y extrínsecos que predisponen a la infección, y factores propios de los gérmenes como virulencia y resistencia bacteriana, a los cuales se oponen los mecanismos de defensa. El factor de virulencia más importante es la adherencia bacteriana, propiedad de los gérmenes con un determinado tipo de proteínas llamados fimbrias a adherirse al epitelio de la vejiga.

Entre los factores intrínsecos de los pacientes destacan: la configuración anatómica femenina, la micción anormal, la actividad sexual, la limpieza defectuosa genital, el embarazo, los métodos anticonceptivos, la diabetes, la menopausia y las inmunodepresiones. Entre los factores extrínsecos de riesgo son la instrumentación de la vía urinaria con sondas o catéteres, la hospitalización y el uso de colectores urinarios.

Sintomatología

La sintomatología se caracteriza por dolor al orinar, con escozor, orinar muy frecuente (polaquiuria), acompañado de urgencia-incontinencia urinaria, y también dolor suprapúbico. En algunas ocasiones va asociado a hematuria. La orina puede ser de aspecto turbio y/o maloliente.

El paciente raramente presenta deterioro del estado general o fiebre. Si hay fiebre o afectación del estado general hay que pensar en una posible prostatitis en el hombre y en una pielonefritis en la mujer.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en una correcta historia clínica con una precisa anamnesis y exploración física, y la sospecha se confirma con un sedimento de orina. El cultivo de orina proporciona el germen causante de la infección, así como las resistencias y sensibilidades a distintos antibióticos.

Las pruebas radiológicas en principio no son necesarias en caso de un episodio de cistitis aguda. Si que serán importantes en los casos de cistitis de repetición, empezando por una ecografía renovesical que descarte alguna alteración morfológica, litiasis urinaria, o la presencia de residuo postmiccional. En los casos con dificultad miccional de base, será necesario practicar un estudio urodinámico.

Tratamiento

El tratamiento se realizará con fluoroquinolonas (ciprofloxacino, norfloxacino) en periodos cortos de tratamiento (3-5 dias). Otros tratamientos eficaces son la fosfomicina en monodosis, trimetroprim-sulfametoxazol o amoxicilina con ácido clavulánico. Normalmente si el tratamiento es correcto a los 2-3 días del inicio del antibiótico hay una mejoría evidente sintomática. El tratamiento antibiótico debe ir acompañado de una elevada ingesta de agua para arrastrar todos los gérmenes y limpiar bien la orina. El tratamiento ideal debe ir acompañado de un urinocultivo de control al finalizar el tratamiento, para cerciorarse de la eliminación del germen.

Medidas preventivas

En mujeres es muy importante insistir en una correcta higiene genital, que incluye la explicación del lavado genital siempre hacia la zona rectal, nunca hacia delante, para evitar el arrastre de gérmenes de la zona perineal hacia la uretra femenina. Es conveniente también insistir en una elevada ingesta de agua (1.5-2l.) diaria.

Los concentrados de arándano rojo alteran la capacidad de adhesión de los gérmenes al epitelio de la vejiga, por lo que se ha visto como un tratamiento natural muy efectivo para evitar las cistitis de repetición.

Finalmente, en las cistitis postcoitales, a veces es preciso tratamiento antibiótico profiláctico después de cada relación sexual, e insistir en miccionar después de las relaciones para intentar eliminar los gérmenes que hayan podido colonizar la vía uretral durante el coito.

Subir

Dr. Oriol Angerri Feu
Especialista en Urología
Médico colaborador con Advance Medical