Bebé ( 0 - 1 año)

Nutrición

imprimir

Preparación

El éxito de la lactancia materna depende, en gran parte, de la motivación que tenga la madre para llevarla a cabo y del asesoramiento e información que reciba durante el embarazo y después del parto.

Es una etapa, sobretodo en los primeros meses del niño, de dedicación casi exclusiva al bebé, por lo que la madre deberá buscar la ayuda de familia y amigos para el resto de tareas domésticas. Un trabajo, en casa o fuera, duro y muy estresante puede disminuir la producción de leche.

La madre debe intentar descansar cuando el bebé duerme ya que por la noche lo más común es que no pueda dormir de un tirón, ya que el bebé se despertará para comer.

El tamaño de las mamas no es importante en la producción de leche, la mayoría de las mujeres pueden amamantar a sus hijos si ellas lo desean sea como sea la forma y el tamaño del pecho.

La subida de la leche

Se llama "subida de la leche" al inicio de la producción de leche materna que acontece a partir de los 3 días tras el parto. Los primeros días se produce el calostro que es una leche más amarillenta y muy rica en proteínas. Durante la subida los pechos están visiblemente más hinchados, endurecidos y ligeramente dolorosos. La mejor manera de aliviar las molestias es poniendo el bebé al pecho frecuentemente para que los vacíe y aplicando compresas de agua tibia o una ducha de agua tibia antes de las tomas.

Higiene de la madre

La única higiene que necesita el pecho es la ducha diaria. Hay que evitar poner jabón en la zona del pezón y areola porque reseca. Secar muy bien el pecho después del baño. No se recomienda el uso de cosméticos en la zona mamaria para que ningún componente pase a la leche.

Los discos absorbentes pueden ser útiles y se han de cambiar tantas veces como sea necesario. Es muy recomendable utilizar sujetadores especiales para lactancia que sujetan el pecho sin apretar y tienen un diseño adecuado que permite a la madre dar el pecho al bebé en cualquier momento.

La madre debe lavarse bien las manos antes de ofrecer el pecho al bebé.

Alimentación

La madre no necesita variar sus hábitos de comida o bebida. Es habitual que la madre tenga más sed, pero no es necesario beber a la fuerza.

Solo en caso de alergias podría ser necesario suprimir algún alimento de la dieta de la madre, siempre bajo supervisión del pediatra.

Tradicionalmente se dice que hay alimentos que dan mal sabor la leche: ajo, cebolla, espárragos... Si el niño no rechaza la leche no hay que excluirlos de la dieta. Es una buena manera de "educar el paladar del bebé" familiarizándolo con nuevos sabores y olores.

Hábitos

El embarazo y la lactancia es un buen momento para dejar de fumar. La madre que lacta no puede tomar bebidas alcohólicas ni otro tipo de drogas.

Es muy recomendable no abusar de bebidas o alimentos excitantes como café, bebidas de cola, té o chocolate.

No tome ninguna medicación ni complemento vitamínico sin consultarlo con su médico ya que algunas medicinas o sustancias pasan a la leche y podrían ser perjudiciales para su bebé.

Puede ser útil que la madre aprenda a extraerse la leche, bien para guardarla y que otra persona alimente al bebé en su ausencia, o bien para aliviar las molestias producidas por el acumulo excesivo en períodos cuando el bebé mama menos.

La leche materna puede conservarse cinco días en el frigorífico y de tres a seis meses congelada.

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical