Hombre

Enfermedades del hombre

imprimir

Litiasis uretral, vesical y prostática

La litiasis urológica tiene distintas características según la localización anatómica y sobre todo según su composición.
La litiasis renal puede ser de distinto tamaño y distintas localizaciones. La litiasis puede ser calicilar, piélica, o coraliforme. La litiasis coraliforme es la litiasis  renal que ocupa todas las cavidades renales, es decir, pelvis renal, cálices renales e  infundíbulos. Es una litiasis difícil de tratar por el gran volumen  de piedra que implica.

La litiasis ureteral es la que típicamente produce obstrucción con dilatación de la vía urinaria y cólico nefrítico. El uréter se divide entre la unión pieloureteral, uréter lumbar, uréter sacro y uréter distal.

La litiasis vesical suele tener clásicamente otro origen. Raramente son litiasis que han bajado de los riñones y el uréter y se quedan en vejiga. Las litiasis  vesicales suelen ir asociados a un problema obstructivo infravesical o déficit del drenaje de orina. Al  existir un déficit  del drenaje de orina de la vejiga  se acumulan detritus en vejiga formándose piedras en la vejiga.

La litiasis uretral y/o prostática está en el trayecto final de la expulsión pero en alguna ocasión se enclavan produciendo mucho dolor.
La composición  más frecuente de las litiasis puede ser: Oxalato cálcico, estruvita (infecciosas), ácido úrico, cistina y medicamentosas.

Subir

Dr. Oriol Angerri Feu
Especialista en Urología
Médico colaborador con Advance Medical