El niño

Monográficos infantiles

imprimir

Psiquiatría infantil y del adolescente

Los padres y los maestros son los primeros en reconocer cuando un niño tiene un problema emocional o de comportamiento. Para los padres el hecho de buscar ayuda psicológica o psiquiátrica sigue siendo un tabú. Primero se consulta al Pediatra y es el que orienta y anima a acudir al especialista en psiquiatría infantil si es necesario. En general la búsqueda de ayuda psicológica infantil o juvenil es un momento difícil y doloroso para muchos padres.

Se tiende a pensar que una infancia "normal" debe estar exenta de problemas emocionales o psíquicos, pero esto no es cierto. La infancia y la adolescencia, como cualquier etapa de la vida, pueden existir enfermedades y alteraciones psicológicas o psiquiátricas. De hecho la infancia y, sobre todo la adolescencia, son momentos críticos donde la persona es muy vulnerable.

El niño, a diferencia del adulto, no puede tomar la decisión de ir al psicólogo, sino que lo deben llevar sus padres; con esto quiero decir que la familia debe ser consciente del problema y escuchar y observar al niño para detectar posibles trastornos emocionales o de conducta. A los niños y adolescentes les faltan recursos para explicar de una manera clara qué les ocurre a nivel psicológico.

Las enfermedades o trastornos más frecuentes en estas etapas son: la hiperactividad, los trastornos de ansiedad, depresión, las psicosis infantiles o los trastornos generalizados del desarrollo.

En el momento en que se detecta un problema psiquiátrico al niño, familia, escuela y Pediatra deben estar informados y coordinados para ofrecer la mejor ayuda al niño.

Los signos de alarma que pueden hacer sospechar que un niño necesita ayuda psicológica o psiquiátrica son diferentes en función de la edad.

En los niños pequeños:
  • Cambios negativos importantes en el rendimiento escolar
  • Malas notas en la escuela, a pesar de hacer un esfuerzo notable.
  • El niño está muy preocupado o con ansiedad excesiva, que puede manifestarse negándose a ir a la escuela, a dormir o a participar en actividades normales para un niño de su edad.
  • Hiperactividad, inquietud, movimiento constante más allá del juego normal del niño.
  • Pesadillas persistentes y otros trastornos del sueño.
  • Desobediencia o agresión persistente (de más de 6 meses) y conducta de oposición provocativa hacia las figuras de autoridad.
  • Rabietas frecuentes e inexplicables
En los adolescentes los signos de alarma son:
  • Bajo rendimiento escolar.
  • Dificultad para enfrentarse a los problemas, situaciones o actividades diarias.
  • Alteraciones en los hábitos de dormir y/o comer.
  • Frecuentes quejas físicas: somatizaciones frecuentes como dolores de cabeza y de barriga
  • Sexualidad muy marcada y no acorde con su edad
  • Estado depresivo manifestado por un estado de ánimo y actitud persistentemente negativo, con frecuencia acompañado de apetito pobre, dificultad en el dormir e ideas relacionadas con la muerte.
  • Abuso de drogas o de alcohol.
  • Miedo intenso a engordar sin tener en cuenta su verdadero peso y realizar conductas al respecto como restringir la ingesta de alimentos o tomar purgantes y laxantes.
  • Pesadillas persistentes.
  • Amenazas o comportamiento agresivo respecto a sí mismo o hacia los otros.
  • Arranques frecuentes de ira y agresión.
  • Amenazas de irse del hogar.
  • Violación persistente de los derechos de otras personas de forma agresiva o no agresiva; reto a la autoridad, ausencia a escuela, robos o vandalismo.
  • Pensamientos, creencias y sentimientos extraños o comportamiento poco usual.
     

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical