Enfermedades

Dermatología

imprimir

Psoriasis

¿Qué es?

La psoriasis es una enfermedad de la piel frecuente, en la que se forman en la piel zonas rojas cubiertas de escamas. Las zonas donde más frecuentemente aparece son el cuero cabelludo, los codos, las rodillas y la parte baja de la espalda. Algunos casos son tan leves que pueden pasar inadvertidos. En otros casos, la psoriasis puede ser muy extensa, afectando a grandes áreas de la piel.

La psoriasis no es contagiosa, pero es común que afecte a miembros de la misma familia, es decir, que muestre una tendencia hereditaria. Puede aparecer a cualquier edad o estar presente desde el nacimiento. Es más grave en los pacientes obesos y en personas con un estilo de vida poco saludable.

¿Cómo se produce?

La causa de la psoriasis es desconocida. En la piel se produce un mal funcionamiento de las células del sistema inmunitario, los llamados linfocitos. Estos desencadenan una inflamación que hace que la piel crezca con mayor velocidad, provocando las placas inflamadas y cubiertas de escamas.

Hay situaciones que desencadenan brotes de psoriasis. La más conocida es el estrés emocional, así como los traumatismos sobre la piel, ciertos medicamentos, las infecciones de garganta (amigdalitis) o los cambios de estación. Es frecuente que la psoriasis mejore en verano con la exposición al sol y que empeore en otoño e invierno.

Síntomas (o sintomatología)

Existen muchas formas de psoriasis. La más frecuente es la psoriasis vulgar o en placas. Otras formas son:

. Psoriasis de las uñas: provoca engrosamiento, despegamiento e incluso destrucción de las uñas

. Psoriasis pustulosa: en vez de desarrollar placas rojas con descamación, aparecen zonas rojas cubiertas de granos de pus (pústulas)

. Psoriasis invertida: aparece en zonas de pliegues, como las ingles o las axilas

. Psoriasis en gotas o guttata: es una forma más frecuente en niños y adultos jóvenes. En vez de placas grandes, aparecen de forma generalizada placas más pequeñas, rojas y cubiertas de escamas o costras. Suele ocurrir después de una infección de garganta.

. Psoriasis palmoplantar: es una forma que afecta sólo a palmas de las manos y plantas de los pies. Se forman placas muy gruesas que pueden romperse y agrietarse, provocando dolor y dificultad para caminar.

. Psoriasis acompañada de artritis: hasta una tercera parte de los pacientes con psoriasis pueden sufrir de un reumatismo llamado artritis psoriática. Se manifiesta con dolor y dificultad para el movimiento en algunas articulaciones.

Diagnóstico o cómo se diagnostica

Los dermatólogos suelen diagnosticar la psoriasis simplemente con una exploración visual, examinando los signos en la piel, el cuero cabelludo y las uñas. Si existen dudas sobre el diagnóstico, puede ser necesario hacer una biopsia de la piel, tomando una muestra con anestesia local, generalmente en la misma consulta.

Tratamiento

No existe un tratamiento curativo para la psoriasis. Sin embargo, en la actualidad podemos conseguir que el paciente tenga su enfermedad controlada durante la mayor parte del tiempo empleando lo que se conoce como terapia rotatoria, es decir, empleando diferentes tratamientos al lo largo del año, y alternando periodos de descanso con fases de tratamiento activo.

Opciones de tratamiento:

. Tratamientos tópicos (en cremas, lociones o champú):se emplean en la psoriasis que afecta a áreas poco extensas de la piel. Los diferentes medicamentos que se emplean son los corticoides, los derivados de la vitamina D, los alquitranes y antralinas, y los derivados del ácido retinoico.

. Fototerapia: el conocimiento de que la psoriasis mejora con la exposición al sol ha propiciado el desarrollo de diferentes tratamientos basados en la luz ultravioleta. Se administran con lámparas o cabinas en hospitales. Las modalidades más empleadas son el ultravioleta B de banda estrecha (UBV-BE) y el ultravioleta A acompañado de la toma de un medicamento llamado psoraleno (PUVA).

. Tratamientos generales o sistémicos: se reservan para las psoriasis graves que afectan a grandes superficies de la piel, y para los pacientes que además tienen artritis psoriática. Se emplean medicamentos como el acitretino, la ciclosporina o el metotrexate. Pueden administrarse por vía oral o endovenosa.

. Los medicamentos biológicos de última generación: son los fármacos más recientes que se pueden emplear para tratar la psoriasis. Incluyen el infliximab, el etanercept, y el adalimumab, entre otros. Se administran por vía endovenosa. Algunos sólo son de indicación hospitalaria.

Medidas preventivas

Muchos pacientes desean saber qué pueden hacer para evitar que su psoriasis empeore. Se ha demostrado que los pacientes con una dieta baja en grasa y unas pautas de vida saludables controlan mejor su enfermedad. Se debe evitar el sedentarismo y la obesidad, controlar el estrés emocional, llevar una dieta sana y variada, y practicar ejercicio físico con frecuencia.

De interés (información a resaltar)

Interesante referencia de información para pacientes:

www.acciopsoriasi.org

Subir

Dr. Jorge Romaní De Gabriel
Especialista en Dermatología
Medico colaborador con Advance Medical