Mujer

El parto

imprimir

Puerperio inmediato

Salud Mujer. El parto. Puerperio inmediato

El puerperio inmediato son las primeras horas tras el parto. Se debe realizar una vigilancia de la madre controlando sus constantes vitales, como la tensión arterial, el pulso y la temperatura.

Es muy importante controlar la buena contracción de la matriz para evitar sangrados excesivos. Se palpa el útero como una masa de consistencia dura unos 2-4 cm por debajo del ombligo. La realización de masajes sobre esta masa ayuda su correcta contracción. En las primeras horas pueden aparecer los entuertos, contracciones uterinas a veces dolorosas, más frecuentes en pacientes que han tenido ya varios partos previos.

Los loquios son las pérdidas vaginales posparto, que al principio serán rojos y al cabo de los días cambiarán a color marronáceo y posteriormente amarillento. Debe controlarse la cantidad de los loquios así como su olor para detectar posibles infecciones lo antes posible.

Es importante que la primera micción posparto no se demore en exceso para evitar infecciones de orina y favorecer la correcta contracción uterina. En algunos casos se mantendrá una sonda urinaria las primeras horas posparto. . La evacuación intestinal debe favorecerse con dieta rica en fibra y la utilización de microenemas si son necesarios.


¡GRATIS! un pack Smartbox / Cena Chic o Spa para dos personas

Las pacientes a las que se les ha aplicado una anestesia epidural pueden presentar temblores posparto que no deben angustiarlas y que suelen desaparecer un espacio corto de tiempo. Es muy importante que no se levanten de la cama hasta que no esté comprobado que las extremidades han recuperado toda la sensibilidad y la fuerza. La deambulación precoz ayuda a prevenir complicaciones trombóticas por lo que se recomienda levantarse las primeras 24 horas posparto.

Las extremidades inferiores deben controlarse los primeros días para detectar edemas importantes o signos de tromboflebitis.

Se debe también controlar la herida y su buena cicatrización, tanto en cesáreas como en partos vaginales y debe administrarse la analgesia necesaria para una mitigación del dolor. Es muy importante la correcta higiene de la episiotomía, lavándola con agua y jabón cada vez después de orinar y defecar, manteniéndose seca la zona. Para ello es recomendable utilizar un secador de pelo. Las compresas deben usarse de algodón y cambiarlas frecuentemente.


De interés

La lactancia materna debe favorecerse tan pronto como sea posible, preferentemente la primera hora posparto. En caso de lactancia artificial se administrará la medicación necesaria para inhibir la subida de leche. El cuidado de los pezones también debe ser minucioso.

Subir

Dra. Inés Bombí
Especialista en Ginecología y Obstetricia
Médico consultor de Advance Medical