Salud dental

Reportajes de salud dental

imprimir

Síndrome de tensión temporo-mandibular

No es inusual despertarnos una mañana con dolor intenso en ambos lados de la mandíbula, que empeora con cualquier gesto que nos haga abrir la boca, como bostezar o especialmente masticar, y que rara vez mejora espontáneamente, lo que hace que a veces tengamos que acudir al médico,

Salud dental. Reportajes de salud dental. Síndrome de tensión temporo-mandibular

Estas molestias son debidas a alteraciones de las articulaciones de la mandíbula o de los músculos que la rodean, lo que en medicina es conocido como Síndrome Temporo-Mandibular (STM) o Síndrome de Costen.

La articulación temporo-mandibular recibe ese nombre por ser la articulación donde la mandíbula se acopla con el cráneo en los huesos temporales, situados a ambos lados de la cabeza. Su función básica es permitirnos abrir y cerrar la boca, siendo una de las articulaciones más usadas de nuestro organismo. La utilizamos constantemente a la hora de masticar, hablar, tragar, bostezar, etc. Para localizarla y explorar su funcionamiento, debemos presionar con los dedos por delante de cada oído, mientras abrimos y cerramos la boca.

Este síndrome se caracteriza por cursar un variado abanico de manifestaciones: dolor, molestias, malestar, espasmo muscular en la zona mandibular y sus proximidades, dificultad para masticar, tragar, abrir la boca, sensación de congestión en el oído, ruidos en la cabeza, así como dolores en la región de la cabeza y cuello.

Lo padece un elevado porcentaje de la población, alrededor del 80 por ciento, y el paciente tipo sería una mujer de edad media (entre 30 y 50 años).

Causas

En muchas ocasiones se desconoce el origen exacto del STM. Son diversas las causas que pueden dar lugar a lesiones de la articulación temporo-mandibular, entre ellas el estrés. El estrés provoca una tensión excesiva en los músculos mandibulares, que se traduce en dolor y desazón en ambos lados de la cara.

Otros motivos los podemos encontrar en relación con trastornos dentales, como el alineamiento defectuoso entre los dientes inferiores y superiores o el bruxismo, que consiste en el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes inconscientemente y que también puede producir dolor de cabeza, mandíbula, cuello y oído.

En ocasiones, este síndrome esta causado por procesos que afectan a la articulación temporo-mandibular, como la artritis y la artrosis, que provocan una limitación de movimiento de la articulación. También debemos tener en cuenta que los traumatismos directos sobre cabeza, cuello y mandíbula, así como las lesiones producidas por movimientos bruscos en ausencia de impacto directo, tipo <<latigazo>>, que son propias de los accidentes de tráfico, pueden ocasionar STM.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Otalgia: dolor en uno o en ambos oídos, en una o en las dos articulaciones temporomandibulares, que puede irradiar hacia la mandíbula, la cara, la garganta o la nuca, el cuello o los hombros y que puede empeorar al masticar, bostezar o abrir la boca.
  • Chasquidos: <<clics>> o crujidos, sonidos rechinantes con el movimiento de la mandíbula.
  • Acúfenos: percepción de ruidos en los oídos (pitidos o zumbidos)
  • Rigidez: dificultad al abrir completamente la boca, con sensación de <<bloqueo o enganche>> de la mandíbula mientras se intenta abrir o cerrar la boca o al masticar.
  • Otros: hinchazón en la zona de la articulación y adormecimiento de la piel de la cara, picor en el conducto auditivo, picor en la garganta o sequedad de la boca.

Salud dental. Reportajes de salud dental. Síndrome de tensión temporo-mandibular

Subir

Servicio Prevención Mancomunado MAPFRE