Pruebas Diagnósticas

Pruebas diagnósticas por imágenes

imprimir

Tomografía computerizada de tórax de alta resolución

Nombres alternativos

Escáner. Tomografía. Tomografía axial computerizada. TAC. TC.

Definición

La tomografía axial computerizada consiste en la obtención de imágenes tomográficas de la zona anatómica que se desea estudiar con la ayuda de un computador. La imagen tomográfica obtenida requiere de una fuente emisora de radiación ionizante (rayos X) o escáner, un computador y de la zona anatómica a estudio. A diferencia de la radiografía simple en la que se obtiene una imagen radiológica única; la tomografía axial permite obtener varias imágenes radiológicas en distintos planos de la zona anatómica a estudio que posteriormente serán enviadas y tratadas en un computador para formar una imagen definida que quedará impresa en una placa radiográfica, en un CD o en el disco duro del computador.

En función de la zona anatómica que se quiera estudiar, la tomografía puede tener diferentes nombres, los más comunes son:

  • Tomografía de cráneo

  • Tomografía de senos paranasales

  • Tomografía de tórax

  • Tomografía de abdomen

  • Tomografía de pelvis

  • Tomografía de columna vertebral

La tomografía axial de alta resolución se realiza con un equipo más complejo que la tomografía axial convencional y permite obtener un mayo número de imágenes tomográficas. Se emplea en estudios muy específicos en los que es necesario tener una alta definición para poder llegar a un diagnóstico.

Cómo se realiza el estudio radiológico

El estudio tomográfico se realiza en la sala de radiología del centro médico u hospital por parte de un técnico en radiología. El paciente deberá desnudar la zona anatómica a estudio; en algunos casos se le facilitará una bata para cubrirse; al mismo tiempo deberá retirase sus objetos personales, especialmente joyas y objetos metálicos que pueden interferir las imágenes radiológicas.

El paciente permanecerá tumbado sobre una camilla que lentamente se irá desplazando hacia el interior del escáner (en forma de tubo), una vez en el interior del escáner el paciente deberá permanecer inmóvil hasta finalizar el estudio. En el interior del escáner se obtendrán las imágenes radiológicas de la zona anatómica a estudiar y serán enviadas al un computador para su definición y su estudio posterior.

En algunos estudios es necesario el uso de un contraste que se introduce por vía oral, vía rectal o vía intravenosa (dependiendo del tipo de estudio) para una mejor definición de las imágenes y un mejor diagnóstico.

La duración del examen dependerá de la zona anatómica a estudiar y de la cantidad de imágenes necesarias para completar el estudio, generalmente suele ser de unos 30 minutos.

Preparación para el estudio.

El paciente deberá desnudar la zona anatómica a estudio y retirar sus objetos personales, especialmente joyas y objetos metálicos.

El estudio tomográfico sin contraste no requiere de preparación previa por parte del paciente.

El estudio tomográfico con contraste requiere de evitar la ingesta de líquidos y sólidos entre 4-8 horas antes del estudio. Algunos estudios pueden requerir de cierta preparación previa, en estos casos el médico o el técnico en radiología deberán informar al paciente de dichas condiciones.

Se solicitará la firma de un consentimiento informado por parte del paciente.

Qué se siente durante y después del estudio

El estudio tomográfico sin contraste es indoloro para el paciente.

El estudio tomográfico con contraste es indoloro para el paciente salvo las molestias propias de la administración del contraste (calor corporal, mal sabor de boca, náuseas...). El paciente puede presentar alergia al anestésico local y/o al contraste utilizado durante el estudio. En el caso de presentar erupción cutánea, prurito o dificultad respiratoria durante el estudio deberá indicarlo al técnico en radiología de forma inmediata.

Puede ser molesto para el paciente el hecho de tener que permanecer inmóvil mientras se realice el estudio; en algunos estudios se le pedirá que inspire de forma profunda y/o que contenga la respiración para una mejor definición de las imágenes.

Las salas de radiología deben mantenerse a una determinada temperatura, en general por debajo de la temperatura de otras salas.

Algunos centros ofrecen escáneres abiertos para personas que padecen de claustrofobia u obesidad.

Riesgos del estudio.

El estudio tomográfico sin contraste, en general, no implica un riesgo importante para la salud del paciente.

El estudio tomográfico con contraste, en general, no implica un riesgo importante para la salud salvo los inherentes al uso del contraste como intolerancia y/o alergia que pueden ser tratadas en el momento. La reacción anafiláctica grave es excepcional.

En ambos estudios, el tipo de radiación así como la dosis utilizada sigue controles estrictos de seguridad y en general el beneficio obtenido supera a los riesgos mínimos de la propia radiación.

El riesgo de la radiación es dosis acumulativo (mayor riesgo a mayor dosis) por lo que deben evitarse la indicación de estudios innecesarios o la repetición de los mismos en la medida de lo posible.

El embrión, el feto, y los niños son más susceptibles a la radiación por lo que en estos casos deberán evitarse la realización de estudios innecesarios. La mujer embarazada o que sospeche que puede estarlo (incluidas aquellas portadoras de un DIU) deben evitar el estudio en la medida de lo posible y deben indicar al técnico en radiología que está embarazada antes de realzarse una tomografía.

Contraindicaciones para el estudio

El paciente debe consultar con su médico antes de realizar el estudio en caso de:

  • Embarazo y lactancia.

  • Alergia al contraste en los estudios con contraste.

  • Insuficiencia renal en los estudios con contraste

  • Realice algún tipo de tratamiento

Para qué se realiza el estudio

El estudio tomográfico sin y con contraste es una prueba relativamente sencilla y segura, muy utilizado en el campo de la Medicina ya que aporta información muy valiosa para el médico sobre los órganos internos.

Permite el diagnóstico y seguimiento de múltiples patologías como quistes, hernias discales, entre otras; al mismo tiempo sirve como prueba de screening o de sospecha diagnóstica de múltiples procesos locales o sistémicos como enfermedades neurológicas, procesos infecciosos, inflamatorios y/o tumorales que deberán ser confirmados posteriormente con estudios específicos. Se utiliza para estadificación de enfermedades tumorales. Es un estudio básico para ciertas cirugías ya que permite establecer con exactitud el tamaño y localización de las lesiones susceptibles de tratamiento quirúrgico.

La tomografía axial de tórax de alta resolución se realiza principalmente para el estudio de diferentes procesos pulmonares (inflamación, infección, procesos tumorales..) que no hayan podido ser identificados con otras técnicas diagnósticas más sencillas y en el trascurso de las cuales, el paciente se mantiene sintomático.

Subir

Dra. Cristina Muñoz Gil
Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria
Medico consultor de Advance Medical