Enfermedades

Accidentes y lesiones

imprimir

Traumatismo craneoencefálico

¿Qué es?

Es cualquier traumatismo que se produce en la cabeza; si es más superficial, afectará al cuero cabelludo, y si es más intenso, puede llegar a afectar al cráneo o al cerebro. En la mayoría de los casos, se tratará de un simple abultamiento superficial ya que el cráneo está formado por un conjunto de huesos que protegen al cerebro; en los casos en que el traumatismo sea importante, puede existir una lesión del cerebro.

¿Cómo se produce?

El traumatismo craneal se puede producir en cualquier circunstancias en la que podamos golpearnos la cabeza; entre las causas más frecuentes debemos destacar los accidentes de tráfico, pero también hay que recordar las caídas fortuitas, las agresiones o las peleas, los accidentes que tiene lugar en el trabajo, los que ocurren en el hogar, o mientras se practica algún tipo de deporte.

¿Cuáles son las consecuencias?

En los casos en que el traumatismo haya sido de poca intensidad, la persona presentará dolor leve de cabeza y posiblemente presente un abultamiento localizado; puede existir una pérdida de conocimiento, pero ésta será de corta duración, menos de 15 minutos. En estos casos, que son la mayoría, la persona habrá sufrido una sacudida del cerebro, pero sin ocasionar ninguna lesión cerebral.

En algunos casos puede existir una lesión interna, ya sea de la estructura ósea, o incluso de su órgano interno, el cerebro. Además, los síntomas pueden presentarse tras haber sufrido el golpe, o bien puede ir apareciendo al cabo de unos horas, o incluso de unos días. Es también posible que exista una lesión del cerebro, sin que exista daño en el cráneo.

Debemos sospechar que hay una lesión interna, es decir a nivel cerebral, que implicaría un traumatismo craneal moderado o grave, cuando la persona que ha sufrido un golpe importante en la cabeza presente:

  • Pérdida de conocimiento de más de 15 minutos de duración.

  • Salida de sangre por los oídos

  • Tamaño desigual de las pupilas

  • Convulsiones

  • Hematoma facial

  • Somnolencia, confusión, pérdida de conocimiento

  • Vómitos recurrentes, rigidez en la zona posterior del cuello, y/o dolor intenso de cabeza.

  • Falta de coordinación o torpeza en los movimientos.

  • Alteración en el habla o en la movilidad de alguna parte del cuerpo.

¿Qué debemos hacer ante un traumatismo craneal moderado o grave?

Si presenta alguno de los síntomas anteriores, debemos avisar por teléfono al servicio de urgencias médicas para que avise una ambulancia para poder trasladar a la persona a un centro sanitario donde le realizarán las pruebas complementarias oportunas para descartar una lesión interna.

Mientras esperamos que llegue el servicio de emergencias, debemos realizar los siguientes pasos:

1º Observar la respiración y la circulación; si la persona no respira y no tiene pulso, en el caso de conocer las maniobras de reanimación cardiopulmonar, pueden iniciarse.

2º Si la persona respira y tiene pulso pero está inconsciente, no podemos movilizarla ya que podría tener una lesión en la columna vertebral que pudiera agravarse con la movilización.

3º Si tiene alguna herida que sangra, debemos intentar contenerla con un trozo de tela limpio. Si la herida está en la cabeza, no podemos realizar una presión fuerte, es preferible cubrir la herida con gasas estériles.

4º Si está vomitando, se debe evitar que la persona se pueda ahogar con el contenido del vómito; para ello podemos girar la cabeza, el cuello y el cuerpo como si fuera todo un bloque.

¿Qué debemos hacer ante un traumatismo craneal leve?

Durante las primeras 24 horas tras sufrir un golpe de cabeza de poca intensidad, debemos vigilar la aparición de alguno de los síntomas de los que hemos mencionado con anterioridad. Para ello, si la persona está durmiendo debemos despertarla cada 2 o 3 horas. En el caso de tener dolor de cabeza se puede tomar paracetamol, evitando la aspirina u otros antiinflamatorios.

¿Qué NO debemos hacer ante un traumatismo craneal?

Si hay un objeto que sobresale de la herida, no debemos sacarlo.

En el caso de que la persona herida lleve casco, y hay sospecha de traumatismo craneal grave, no retirar el caso.

No tomar bebidas con alcohol.

Subir

Dra. Montserrat Farrés Cuñado
Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria
Médico consultor de Advance Medical