Mujer

El embarazo

imprimir

    Vacunas durante el embarazo

    La situación ideal es que toda mujer que planifique un embarazo primero haga una visita con su médico de cabecera o ginecólogo para poner al día las vacunas necesarias.

    Cuando los virus o bacterias entran en nuestro organismo y producen una enfermedad nuestro cuerpo se defiende produciendo anticuerpos en su contra. Los anticuerpos que quedan en el organismo después de haber sido infectados por un microorganismo lo atacan en caso de volver a estar en contacto con él, de forma que protegen de la infección. Estos anticuerpos también protegerán al feto unos meses después del nacimiento por su paso a través de la placenta y de la leche materna.

    Las vacunas contienen una pequeña cantidad del microorganismo que causa la infección, suficiente como para producir anticuerpos pero no como para producir la enfermedad. De esta forma las vacunas permiten tener inmunidad contra enfermedades que no se han tenido.

    Hay tres tipos de vacunas:

    • Las que contienen microorganismos vivos atenuados

    • Las que contienen microorganismos inactivos o muertos

    • Las que contienen toxoides (proteínas que vienen de las bacterias pero que se modifican químicamente).

    Las vacunas recomendadas en el embarazo son las que contienen virus muertos o inactivados y las contraindicadas las que contienen virus atenuados. Las vacunas que contienen virus vivos atenuados a pesar de estar contraindicadas en el embarazo no han demostrado producir problemas fetales por lo que no se consideran una razón para interrumpir el embarazo.

    Las vacunas recomendadas durante el embarazo son la antitetánica y la antigripal.

    La vacuna antitetánica debe administrarse a toda gestante que no esté vacunada o que no haya recibido la dosis de recuerdo en los últimos 10 años. Si la gestante no ha recibido la dosis de recuerdo en los últimos 5 años y se realiza una herida potencialmente tetanígena también debe administrarse la vacuna.

    La vacuna antigripal (gripe estacional) se recomienda a todas las embarazadas ya que el riesgo de complicaciones es mayor que en las mujeres no embarazadas. Puede administrarse en cualquier momento de la gestación con seguridad pero algunos ginecólogos prefieren demorarlo hasta el segundo trimestre para eliminar cualquier riesgo potencial.

    Las vacunas que están contraindicadas en el embarazo son las de sarampión, rubeola y parotiditis (triple vírica), la de la varicela y la BCG (tuberculosis).

    Las vacunas para las que debe valorarse el riesgo y el beneficio durante la gestación son la meningocócica, la neumocócica, la de la poliomielitis, la de la fiebre amarilla, la de la hepatitis A, la de la hepatitis B y la antirrábica.

    La vacuna del virus del papiloma humano (HPV) no ha mostrado ningún problema de seguridad durante el embarazo pero los estudios son todavía insuficientes.

    Subir

    Dra. Inés Bombí
    Especialista en Ginecología y Obstetricia
    Médico consultor de Advance Medical