Enfermedades

Dermatología

imprimir

Vitíligo

¿Qué es?

El vitíligo es una enfermedad de la piel de causa desconocida en la cual la piel pierde su color o pigmentación y se manifiesta como zonas blancas. Cualquier parte del cuerpo puede verse afectada, las más frecuentes son la cara en general, la boca, los párpados, las zonas genitales, las manos y las muñecas. Es una enfermedad frecuente, que afecta a 1-2 personas por cada 100 habitantes, con independencia de su raza o condición. No es una enfermedad contagiosa.

¿Cómo se produce?

El vitíligo ocurre porque se destruyen las células de la piel que producen la melanina: los melanocitos. Esto ocurre porque las propias defensas de la piel (el sistema inmunitario) reaccionan de forma equivocada atacando a estas células. Es importante descartar en los enfermos con vitíligo que se produzca esta reacción contra otras células del cuerpo, como las de la glándula tiroides o la glándula suprarrenal. Sin embargo, la mayoría de los pacientes con vitíligo no tienen otros problemas de salud, y el principal problema es la alteración cosmética que acarrea la enfermedad. Algunos pacientes, aunque no todos, tienen parientes que han sufrido la enfermedad, lo que apunta hacia una tendencia hereditaria en algunos casos de vitíligo.

Síntomas (o sintomatología)

El vitíligo se manifiesta con manchas blancas de diferentes tamaños, que afectan a cualquier zona de la piel. No afecta de igual manera a todas las personas. Algunas pueden tener sólo algunas manchas dispersas por la cara, las manos o el cuerpo, y en otras las manchas confluyen y se van juntando en zonas muy amplias, volviéndose blanca una gran parte de la piel del cuerpo. Además, el efecto estético de la enfermedad es diferente según el color de la piel. En personas de raza negra, o personas muy morenas, las manchas del vitíligo son muy visibles y antiestéticas. En las personas de piel clara pueden notarse muy poco, al haber menos contraste entre la piel blanca y las manchas de vitíligo.

Diagnóstico o cómo se diagnostica

El vitíligo se diagnostica por un dermatólogo en general sólo con una exploración física. No suele ser necesaria una biopsia de la piel u otras pruebas. Existen otras enfermedades de la piel que pueden provocar manchas blancas, y diferenciarlas del vitíligo suele ser sencillo para los dermatólogos. Está indicado hacer un análisis de sangre para descartar otras enfermedades como las del tiroides o la glándula suprarrenal, aunque en la mayoría de los casos el vitíligo no se asocia a estas enfermedades.

Tratamiento

En la actualidad no existe todavía un tratamiento curativo para el vitíligo. Los tratamientos investigados y probados en los pacientes no funcionan en todos. Por otra parte, el vitíligo es una enfermedad con una evolución muy imprevisible. En algunos pacientes se produce una repigmentación espontánea, mientras que en otros la decoloración es progresiva y puede durar toda la vida. En general, los pacientes de peor pronóstico son aquellos en los que el vitíligo es más extenso, en los que afecta zonas diferentes de la cara, y en los que lleva más años de evolución.

Las opciones de tratamiento más empleadas son los corticoides tópicos (en crema), otros medicamentos aplicados sobre la piel, como tacrolimus o pimecrolimus, y la estimulación de la pigmentación de la piel mediante fototerapia, un tratamiento que en general se administra en los hospitales. En ciertos casos, también puede combinarse la administración de medicamentos en crema con la exposición a la luz solar natural. En casos contados, cuando el vitíligo es tan extenso que el problema cosmético son las zonas de piel pigmentada que quedan en la piel, se puede llegar a optar por la despigmentación total, es decir, dejar al paciente completamente desprovisto de pigmentación.

Medidas preventivas

Es importante que las personas con vitíligo se protejan muy escrupulosamente de la luz solar, porque estas zonas de piel se queman con facilidad y pueden desarrollar a largo plazo cáncer de piel.

Subir

Dr. Jorge Romaní De Gabriel
Especialista en Dermatología
Medico colaborador con Advance Medical