Medicina y Salud

Crean un test de orina: para diagnosticar el cáncer de vejiga

imprimir

La prueba, desarrollada por científicos de la Universidad de Córdoba, es menos invasiva y más barata que las habituales cistoscopias.

17/ Febrero /2011

El Departamento de Anatomía Patológica de la Universidad de Córdoba ha desarrollado un test diagnóstico en orina para el cáncer de vejiga que tendría "como mínimo" las mismas ventajas que las pruebas tradicionales, aseguran sus autores. Además, se trata de un método menos invasivo y menos costoso que las habituales cistoscopias.

En una nota, el portal web Andalucía Innova explica que este nuevo método se realiza mediante el chequeo de proteínas como el factor de crecimiento fibrolástico y la Ciclina D3. "En el análisis de orina se miden los niveles de estas proteínas y si su presencia es muy elevada, servirían como marcadores para este tipo de tumor", añade.

La nota recuerda que este tipo de cáncer es el tercer tumor en los hombres y el séptimo entre las mujeres, por lo que los costes de diagnóstico y seguimiento son muy elevados, "siendo uno de los cánceres más caros para la sanidad española".

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba puede llegar a realizar unas 800 cistoscopias al año, la forma habitual de detección.

Con este método, se pretende evitar las cistoscopias, "una prueba invasiva que implica la exploración de la vejiga a través de la uretra y que requiere hospitalización".

Proyecto de excelencia

La iniciativa supone un Proyecto de Excelencia incentivado con 58.000 euros por la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia, que engloba los estudios realizados por el doctor Antonio López Beltrán y su equipo para encontrar marcadores efectivos del cáncer de vejiga mediante los análisis de orina.

Las proteínas estudiadas poseen una sensibilidad diagnóstica y una especificidad muy alta, con niveles muy parecidos a los de las cistoscopias que rondan el 85% por lo que "podría convertirse en una alternativa diagnóstica real y fiable a los métodos habituales". Tras tres años de investigación, el equipo ha obtenido resultados que avalan estas proteínas como marcadores tumorales con "una fiabilidad muy alta y sin posibilidad de falsos positivos".

Para detectar estas proteínas, el equipo investigador ha usado unos "anticuerpos comerciales", pero para poder hacer un proyecto totalmente suyo, quieren crear unos anticuerpos propios, patentarlos y así, trabajar con un material original en todo momento. Esta búsqueda formaría parte de la segunda fase del proyecto donde se completará el trabajo para así pasar, en dos o tres años, a la fase precomercial, es decir, desarrollar una patente y comercializar el método diagnóstico llevándolo a los hospitales.
 

Autor / fuente: JANO, Febrero 2011


volver