Skip to Content

Ahorrar manteniendo la temperatura ideal en tu hogar

mantener temperatura en el hogar

Es un hecho. En épocas de crisis, todavía más. El ahorro se ha convertido en una de los objetivos principales de la población que, preservando el estado de su economía, busca las fórmulas que le permitan evitar agujeros en el bolsillo, también dentro de casa. ¿Sabes cómo ahorrar manteniendo la temperatura ideal en tu hogar? ¡Tenemos todas las claves para que disfrutes al máximo gastándote lo mínimo!

En invierno, entre 19 y 21ºC, termostatos y una caldera eficiente

  • En los meses más fríos del año, la clave principal pasa por mantener una temperatura doméstica de entre 19 y 21º C, suficiente para conseguir una sensación de confort, que por la noche puede bajarse hasta los 16 ó 17 ºC.
  • Una de las principales fórmulas para aumentar la eficiencia energética pasa por el uso de termostatos, que ayudan a mantener la temperatura interior, así como la utilización de válvulas termoestáticas en radiadores, que permiten ahorrar manteniendo la temperatura ideal en tu hogar, estancia por estancia.
  • Dos consejos básicos pasan por cerrar los radiadores en las habitaciones que no se utilizan y desconectar la calefacción si la casa va a estar vacía más de un día o en los momentos que se aprovechan para ventilarla.
  • Los sistemas de calefacción más eficientes son las calderas de condensación y las de baja temperatura. En caso de tener que sustituir la actual y decantarse por una nueva, ambas son dos opciones eficientes y muy recomendables. Por el contrario, en zonas en las que el clima es templado, los equipos de aire acondicionado que incluyen bomba de calor tipo Inverter pueden convertirse en la mejor elección.

En verano, 24 ºC, equipos A++ y el uso de cortinas, persianas y toldos 

  • Durante la época estival los expertos recomiendan una temperatura en el hogar en torno a los 24 ó 26 ºC para disfrutar de un ambiente óptimo dentro de casa.
  • Optar por equipos refrigerantes con una clasificación energética A++ garantiza el aprovechamiento máximo de la energía. Si tienes que elegir uno, busca el sello que así lo certifique.
  • Para reducir el consumo de la refrigeración es conveniente la utilización de persianas, cortinas y toldos, que ayudarán a aislar las estancias de la temperatura exterior. 
  • Apagar los aparatos climatizadores siempre que se vayan a abrir las ventanas o si las estancias van a estar desocupadas. 

Sea cual sea la estación del año, los grados que marque el termómetro y la economía individual de cada uno, estos consejos prácticos se convierten en las claves básicas para ahorrar manteniendo la temperatura ideal en tu hogar y guardar, mes a mes y sin esfuerzo unas moneditas para una hucha que, en función de lo grande que queramos que sea, podemos convertir en unas vacaciones, un capricho o una inversión de futuro.

Back to top