Skip to Content

¿De qué depende la rentabilidad de un fondo de inversión?

Un fondo de inversión es una forma de ahorro que reúne aportaciones dinerarias de distintas personas, para que al invertirlas de forma conjunta, pueda lograrse una rentabilidad mayor. Por el hecho de ser una inversión, su rentabilidad puede variar con las fluctuaciones del mercado, ya que dependiendo de dónde se invierta el dinero, puede dar distintos resultados. Estos son algunos de los factores de que depende la rentabilidad de un fondo de inversión.

El funcionamiento del fondo de inversión es sencillo y su cartera variará en función de la política inversora que aplique la gestora. Las opciones a elegir son muy variadas, destacando los fondos ofrecidos por las empresas de seguros, en cuya póliza suelen ofrecer suculentas coberturas al margen de dar la posibilidad de una buena rentabilidad al dinero allí aportado. Los resultados que generan dependen de la evolución del mercado financiero y, a grandes rasgos, hay que diferenciar entre los fondos de renta fija y los de renta variable. Estos últimos se caracterizan generalmente por ofrecer mayores rendimientos, aunque a su vez, también implican mayores riesgos de sufrir depreciación. Para ello, lo más frecuente es que se diversifique la inversión del fondo, aportando parte del capital en renta fija, en la cual el riesgo es mucho menor.

Conocer de qué depende la rentabilidad de un fondo de inversión es muy importante, ya que está íntimamente ligada a la volatilidad del fondo, esto es, las alteraciones que sufre dicha rentabilidad con el paso del tiempo. Por tanto, mide la desviación de la rentabilidad respecto a las fluctuaciones que sufre en el mercado; si el valor se aleja de cero, la volatilidad es alta y, por tanto, aumenta el riesgo; por el contrario, si la volatilidad es baja, implica menos riesgo. Los fondos más volátiles son aquellos que basan sus inversiones en la renta variable, pues el rendimiento depende de los movimientos de las bolsas. Por el contrario, los de renta fija tienen una menor desviación, especialmente a corto plazo, motivo por el cual generan menos intereses.

Independientemente de esto, no significa que un fondo colocado en renta variable sea inadecuado o que uno en renta fija sea seguro al 100 %. Habremos de estar al corriente de los mercados y seleccionar aquellos valores más adecuados a la rentabilidad/riesgo que queramos asumir. No obstante, los inversores conservadores apostarán por un riesgo bajo, obteniendo generalmente así rentabilidades más reducidas que aquellos que elijan la renta variable.

Por todo ello, para saber de qué depende la rentabilidad de un fondo de inversión, debemos conocer que dependerán del riesgo con el que el fondo se mueva en el mercado, ya sea aportando sus capitales a renta fija, a variable o a la mezcla de ambas. A partir de ahí, serán los movimientos del mercado los que provocarán que ese dinero genere una mayor o menor rentabilidad, para lo cual, los agentes especializados en la inversión del fondo aumentarán o disminuirán la posición de este en los lugares que crean más convenientes. Además, puede ayudarnos a estar más tranquilos el hecho de contar con una póliza de seguro de ahorro que nos asegure ciertas garantías, en este sentido.

Back to top