Skip to Content

Los productos de ahorro ganan terreno a los depósitos

diferencias productos ahorro depósitos

Los seguros y los fondos garantizados se constituyen como el producto estrella para el inversor para sacar el máximo partido a sus ahorros. En este sentido, los seguros de ahorro junto a los fondos garantizados se postulas como unas de las alternativas más atractivas para el inversor. 

Tras las recomendaciones del Banco de España de limitar la rentabilidad de los depósitos al 1,75%, éstos parecen haber tocado su fin. Según las informaciones publicadas por el diario Expansión en su versión online, los fondos garantizados y los seguros, menos conocidos entre los ahorradores, se han convertido en los productos más populares entre los inversores españoles y suponen una apuesta recurrente de las gestoras. 

Y es que estos productos ofrecen una doble faceta, según publica el diario de información económica y  de información de mercados: por un lado, el formato es el de un seguro de vida, por lo que en caso de fallecimiento del inversor, -en este caso tomador de la póliza-, el beneficiario recibirá una cuantía predeterminada en función de las características del producto que podrá tener una rentabilidad fija o variable; y por otro lado, están los seguros de corte más conservador con el capital y la rentabilidad garantizada que están ofreciendo en la actualidad intereses anualizados que rondan del 2,5% al 4,25%.  De esta manera, los seguros y los fondos garantizados se perfilan como los nuevos “productos hucha” para el ahorrador. Garantizando el capital más un plus anual. 

Además, aunque los seguros suelen tener un horizonte de inversión a largo plazo, cuando las rentabilidades son más elevadas, también se pueden plantear como inversiones a corto plazo, en función de las necesidades de cada cliente. En cuanto a la liquidez, y al igual que sucede con los depósitos, las aseguradoras suelen aplicar una penalización sobre los intereses acumulados hasta la fecha si la retirada del capital se produce antes de un determinado plazo, que suele rondar los 12 meses, aunque hay excepciones. 

Más allá de los seguros con capital y rentabilidad garantizados, el inversor puede optar también por la gama de seguros unit link, cuya rentabilidad está vinculada a una cesta de activos o de fondos de inversión. 

Back to top