Skip to Content

PIAS

Modalidades

Mostrar todos

  • Con esta modalidad, el titular constituye un capital que recibirá al vencimiento, y que está garantizado en función del tipo de interés técnico vigente en el momento de la contratación.  

  • Junto a dicho capital, se percibirá de forma adicional otro procedente de la Participación en Beneficios obtenida hasta el vencimiento de la póliza, y del cuál se informa al titular anualmente. Con ambos capitales, se constituye una renta vitalicia garantizada que se abonará al cliente con la periodicidad que establezca desde el momento del vencimiento (normalmente, de forma mensual).  

  • La duración mínima que se puede contratar es de 8 años. La edad máxima para contratar esta póliza es de 72 años.  

  • El ahorro se realiza a través de primas periódicas, que pueden ser anuales, semestrales, trimestrales o mensuales. También se admiten aportaciones extraordinarias en cualquier momento, cuya rentabilidad se establece según el interés técnico vigente cuando se realicen.  

  • Aunque es un producto pensado para ahorrar a largo plazo, el titular dispone de liquidez gracias a la posibilidad de rescate, el cuál se podrá solicitar transcurrida la primera anualidad. La cuantía del rescate estará en función del tiempo transcurrido y se calcula en el momento de la petición.  

  • En esta modalidad, existe una cláusula de flexibilización que permite variar algunas de las condiciones iniciales de la póliza, tales como el capital, la prima, la duración o el porcentaje de revalorización anual. De esta manera, el ahorro se ajusta a las necesidades que vaya teniendo cada cliente en el tiempo.  

  • En caso de fallecimiento, el beneficiario recibirá las primas netas satisfechas capitalizadas al interés técnico vigente, con lo cuál el ahorro acumulado no se pierde.  

  • Transcurrida la primera anualidad, el tomador puede solicitar el rescate o la reducción de la póliza. De esta manera, dispone de liquidez en caso de necesidad.

  • A través de esta modalidad, el titular realiza una sola aportación inicial (prima única, cuantía mínima 3.000 euros), que recibirá en el momento del vencimiento incrementada con la rentabilidad correspondiente según interés técnico vigente en el momento de la contratación.  

  • Con este capital se constituye una renta vitalicia garantizada que se abonará al cliente con la periodicidad que establezca desde el momento del vencimiento (normalmente, de forma mensual).   

  • La duración mínima que se puede contratar es de 6 años y la máxima 15. La edad máxima para contratar esta póliza es de 65 años.  

  • Como en el resto de modalidades de PIAS MAPFRE, en ésta se pueden efectuar también aportaciones extraordinarias en cualquier momento, cuya rentabilidad se establece según el interés técnico vigente cuando se realicen.  

  • Aunque es una inversión pensada para el largo plazo, el titular dispone de liquidez gracias a la posibilidad de rescate, el cuál se podrá solicitar transcurrida la primera anualidad. La cuantía del rescate estará en función del tiempo transcurrido y se calcula en el momento de la petición.  

  • En esta modalidad, existe también una cláusula de flexibilización que permite variar algunas de las condiciones iniciales de la póliza. De esta manera, el producto se ajusta a las necesidades que vaya teniendo cada cliente en el tiempo.  

  • En caso de fallecimiento, el beneficiario recibirá la prima neta satisfecha capitalizada al interés técnico vigente, con lo cuál el ahorro acumulado no se pierde.  

  • Transcurrida la primera anualidad, el tomador puede solicitar el rescate de la póliza. De esta manera, dispone de liquidez en caso de necesidad.

Back to top