Skip to Content

Conseguir la mejor educación para nuestros hijos y ahorrar

Los productos de ahorro ganan terreno a los depósitos
Pocos temas preocupan más a los padres que lograr la mejor educación posible para sus hijos. En un contexto cada vez más tecnológico, sofisticado y competitivo, la adquisición de conocimientos y habilidades diferenciales resultará clave para su futuro laboral y vital. En este sentido, la parte económica es una de las primeras variables que se plantean los padres:
  • ¿Cuánto debo invertir para darles la educación que deseo?
  • ¿Cuándo debo empezar a ahorrar?
  • ¿Cómo lo encajo en mi estructura de ingresos y gastos?
Por eso, uno de los recursos más utilizados por los padres en relación a la educación de sus hijos, es la contratación de productos mixtos de ahorro/inversión y prevención como el Seguro de Educación Talent.
Es importante que, cuando se analice la opción que mejor se adapta a las necesidades, se tenga en cuenta si incluyen un servicio de asesoramiento experto que acompañe y ayude a padres e hijos en la toma de decisiones y en las gestiones que, sin duda, van a tener que realizar a lo largo de su trayectoria formativa.

¿Cuánto cuesta la educación de los hijos?

A la hora de realizar una estimación aproximada del coste de la educación de un hijo, debemos tener en cuenta que variará mucho en función de las elecciones que se vayan haciendo en cada momento:
  • Educación pública, concertada o privada
  • Estudios en España, Europa o EEUU
  • Máster …
Según diversas estimaciones, el importe total puede oscilar entre los 80.000 y los 200.000 euros.
Todas las instituciones educativas otorgan a los padres un papel clave a la hora de facilitar el acceso de sus hijos a las herramientas de adquisición de conocimientos, pero no es el único aspecto. El rol de los padres también es fundamental a la hora de transmitir a sus hijos inquietud por lograr la excelencia educativa y establecer las bases necesarias para que la formación sea continua y se adapte así a las nuevas tendencias sociales y laborales.

Otros aspectos importantes, además del coste

Por tanto, hay otros aspectos a analizar que no siempre se valoran y que tienen una enorme trascendencia:
  • ¿Qué especialización puede ser la más adecuada para mi hijo teniendo en cuenta sus capacidades?
  • ¿Cuál le permitirá, además, ser feliz?
  • ¿Qué universidad será mejor? ¿en qué país?
  • ¿Qué estudios de posgrado complementarán mejor su formación?
Podemos concluir destacando la importancia de que las familias empiecen cuanto antes a planificar la mejor educación posible para los hijos, lo que sin duda les permitirá llevarla a buen puerto en el futuro.
Back to top