Skip to Content

¿Me pueden multar por no saber cambiar una rueda?

neumático pinchado
Siempre que conducimos, estamos expuestos a sufrir algún tipo de incidente a pesar de hacerlo con la máxima seguridad y precaución. Uno de los contratiempos más comunes son los pinchazos en las ruedas, incluso cuando nos hemos asegurado de que los neumáticos se encuentran en perfecto estado
 
Al igual que para realizar cualquier otra tarea mecánica, para cambiar una rueda pinchada hay unos conductores más experimentados que otros. Así, no es viable que nos pongan una multa por no saber hacerlo ni tampoco por no ser expertos en otros aspectos mecánicos. Aunque para sacarse el carné de conducir sea necesario estudiar algunos puntos básicos sobre el funcionamiento del motor del coche, en la práctica no es obligatorio conocer los problemas que presente nuestro vehículo, así como las soluciones de reparación. 
 
También hay que tener en cuenta que para sustituir un neumático que se ha pinchado hay que tener fuerza, tanto para colocar la rueda como para quitar y apretar los tornillos. Dado que realizar este cambio no es fácil, no todo el mundo está preparado para ello y en situaciones así, la opción más recomendable es avisar al servicio de asistencia en carretera. 
 

¿Qué hay que tener en cuenta al cambiar una rueda?

Según la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, todos los turismos que circulen deben llevar una rueda completa de repuesto o una rueda de uso temporal, con las herramientas necesarias para realizar el cambio, o bien un sistema alternativo que ofrezca las suficientes garantías para que el vehículo se pueda mover. Además de ello, también es necesario conocer algunas consideraciones básicas para cambiar una rueda pinchada: 
 
- Si nos damos cuenta de que alguna de las ruedas ha sufrido un reventón, hay que parar el coche lo antes posible, ya que continuar circulando en estas circunstancias supone un grave peligro. 
 
- Siempre que las condiciones de la vía y del tráfico lo permitan, debemos detener el vehículo lo más alejado posible de la carretera. De esta forma, en el caso de que la rueda pinchada se encuentre en el lado de la circulación, evitaremos el riesgo de provocar un accidente. 
 
- Si no hay espacio suficiente para cambiar la rueda con la máxima seguridad, es preferible llamar a la compañía aseguradora para que envíen a un profesional encargado de la asistencia en viaje. 
 
- Antes de bajar del coche, es obligatorio ponerse el chaleco reflectante, incluso cuando es de día y las condiciones de visibilidad son altas. 
 
- Los triángulos se deben colocar a 50 metros del coche, uno por delante y otro por detrás si la carretera es de doble sentido o simplemente uno por detrás si se trata de una autovía. Revisa que están perfectamente colocados, ni torcidos ni puestos de cualquier manera. 
 
- Es aconsejable encender las luces de emergencia para que el resto de conductores nos puedan ver con mayor facilidad. 
 
Aunque como hemos visto no nos pueden multar por no saber cambiar una rueda pinchada, nunca está de más conocer otro tipo de acciones que sí pueden ser sancionadas. Por ejemplo, por patinar las ruedas al arrancar el coche, la multa es de 100 euros, y por circular con los neumáticos en mal estado, 200 euros. 
 
Dado que un pinchazo o cualquier otra avería en el vehículo puede surgir en cualquier momento y lugar, es imprescindible contar con un seguro de coche que incluya una asistencia en carretera con las mayores garantías. 
Back to top