Skip to Content

Cuál es la cobertura total de un renting

Hombre dentro de un coche con la mano apoyada en el volate
Cada vez son más los conductores que ven en el renting la alternativa perfecta a la tradicional compra de un coche nuevo, y es por ello que las matriculaciones de vehículos realizadas por las compañías de renting siguen al alza.  Sin embargo, aquellos que no hayan tenido aún una experiencia previa pueden verse envueltos en un mar de dudas. Una de ellas, si cabe la más relevante, es sobre qué incluye la cobertura total de un renting.
 
El renting de coches es realmente un contrato de alquiler durante un periodo determinado a través del cual una compañía compra un vehículo nuevo y lo pone a disposición de su cliente o arrendatario a cambio del pago de una cuota mensual, por un plazo de tiempo y un kilometraje previamente establecidos y con todos los gastos de mantenimiento incluidos, así como matriculación, impuesto de circulación, seguro de coche, etc. Está pensado, principalmente, para empresarios y autónomos, pero también pueden contratarlo particulares. Suele tener una duración entre uno y cinco años. 
 

Cobertura total de un renting y otras modalidades

En lo que respecta al seguro en el caso de contratar un renting hay que tener en cuenta que el propietario del vehículo y el titular del seguro es la propia compañía de renting. En el momento de la cesión del automóvil, la empresa arrendadora extiende un documento de cesión al usuario final, en el que se recogen las condiciones de uso y, entre ellas, las condiciones de cobertura del seguro. Solo tendrán cobertura los usuarios especificados en dicho documento, aunque también existen algunos  contratos en los que el conductor final está innominado. En este caso, un conductor distinto al habitual estaría cubierto. 
 
A menudo la gente se pregunta si la póliza incluida en su contrato de renting cubre tal o cual riesgo. Para saberlo no hay más que revisar la modalidad de riesgo que cubre el contrato suscrito con la compañía de renting y las condiciones de la póliza. 
 
La Asociación Española de Renting afirma que la casi totalidad de los vehículos de renting disponen de seguro a todo riesgo. Esto supone una gran tranquilidad para el arrendatario que no tendrá que preocuparse del seguro, porque en la cuota que abona está incluido su importe –el cual supone entre un 20 y un 22 por ciento de la misma-, y porque estará gestionado en todo momento por la financiera o la compañía de renting. 
 
De todas maneras, existe también la posibilidad de que el arrendatario del vehículo lo asegure por su cuenta en la compañía que prefiera, pero esto tiene el inconveniente de que cuando tenga que devolver el vehículo tendrá que preocuparse de devolverlo en perfecto estado, cosa que con el seguro de la compañía de renting no hace falta, excepto si hay daños interiores que, como en cualquier seguro, no están incluidos. 
Las empresas de renting suelen ofrecer, generalmente, contratos con diferentes modalidades  y particularidades que tienen la misma cobertura que las pólizas destinadas a los coches en propiedad: todo riesgo con y sin franquicia, terceros, robo, incendio, etc. 
 
Algunas compañías ofrecen seguros con primas cerradas durante el contrato. Ello quiere decir que ni siquiera se actualizará la Responsabilidad Civil o el IPC, lo cual  supone un ahorro evidente teniendo en cuenta la subida anual de las primas de seguros. En cambio, con un seguro abierto, las primas se actualizarían según las subidas medias anuales del mercado, que ahora están en torno al 10 por ciento. Esto quiere decir que tendremos cubierto todo, pero el seguro se podrá incrementar en función del índice de siniestralidad.
 
En caso de que se desee tener la cobertura total de un renting y la empresa no la ofrezca, el cliente no tendrá más remedio que contratar por su cuenta la cobertura máxima con otra aseguradora o intentar que la empresa de renting amplíe las garantías del seguro que ofrece. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todas las aseguradoras ofrecen lo mismo. Por ello, y dado que existen diferencias significativas entre una modalidad y otra y entre unas compañías y otras, es fundamental que el cliente compare y compruebe si la oferta que está valorando comprende coberturas que marquen la diferencia. 
 

Cobertura total de un renting: qué incluye

Si se desea contratar la cobertura total de un renting, MAPFRE cuenta con un seguro a todo riesgo sin franquicia, que ofrece la debida responsabilidad ante daños a terceros y las más amplias coberturas. Además, en caso de accidente, cubre de forma directa los daños causados al vehículo propio. Se incluyen también otras garantías, como el seguro del conductor (que cubre la asistencia en accidente del conductor y la ayuda psico-emocional en caso de accidente grave o robo). Además, prevén indemnizaciones para los beneficiarios del titular en caso de su fallecimiento, invalidez o de ser necesaria la ayuda de otra persona. 
 
Otra prestación muy interesante teniendo es el subsidio por privación del permiso de conducir, que cubre al tomador del seguro en caso de privación del permiso de conducir, así como los cursos de recuperación de puntos.
Back to top