Skip to Content

Qué hacer en caso de accidente de tráfico

servicios de emergencia asistiendo a una mujer herida en un coche
Durante el año 2016, murieron un total de 1.180 personas en accidentes de tráfico en España, un 7% más que en 2015. A pesar de todas las campañas de concienciación vial que se llevan a cabo desde la Dirección General de Tráfico, los siniestros en carretera siguen siendo un drama. 
 
Tanto si alguna vez te has encontrado con una eventualidad así en la vía como si no, ¿sabes cómo hay que actuar en un accidente de forma correcta? No olvides que el protocolo PAS (Proteger, Avisar y Socorrer) debe ser la máxima a la que acogerse cuando nos encontremos de forma repentina con un accidente. 
 

Pautas para saber cómo actuar en un accidente

  • Si eres de los primeros que llega al lugar donde ha ocurrido el incidente, es primordial que aparques tu coche en un lugar seguro, en el arcén y lo más retirado posible de la zona. No olvides apagar el motor, encender las luces de emergencia, ponerte el chaleco reflectante antes de salir del coche y colocar los triángulos para que el resto de conductores puedan percatarse de lo ocurrido y evitar que se produzcan nuevas colisiones. 
  • Acércate al coche o coches siniestrados para comprobar el estado de las víctimas. En ningún caso se puede mover a los heridos, excepto cuando exista riesgo de incendio, ni retirar el casco cuando se trata de motoristas, así como tampoco ofrecerles agua, comida o medicamentos. Lo más recomendable es permanecer a su lado para transmitirles tranquilidad si se encuentran conscientes o para comprobar su progreso cuando el impacto haya sido demasiado grave. 
  • Llamar a los servicios de emergencia (teléfono 112) facilitando toda la información necesaria: carretera, punto kilométrico, número y gravedad de los heridos, cuántos coches se han visto implicados, posibilidades de que la situación se complique, etc. 
  • Mientras llega el personal especializado, podemos auxiliar a las víctimas, aunque si no contamos con los conocimientos precisos, es preferible mantenerse únicamente a su lado. Lo más importante es conseguir que los heridos se mantengan conscientes en todo momento y en el caso de que tengan lesiones que sangren abundantemente, es aconsejable presionar sobre la herida con un trapo limpio o gasa e ir colocando otros encima a medida que se vayan empapando. Si el accidentado ha sufrido quemaduras, es primordial no retirar su ropa, sino simplemente calmar las zonas afectadas con agua fría. Asimismo, también podemos arropar a los heridos con una manta o cualquier otra prenda para que no pierdan el calor corporal.
  • Comprobar la respiración y el pulso de las personas heridas es clave. Para ello, si el accidentado está consciente y no respira, podemos poner en práctica las maniobras necesarias para que recupere la frecuencia respiratoria, pero únicamente si sabemos hacerlo de forma correcta. El pulso se puede medir colocando los dedos índice, medio y anular en el cuello o en la muñeca. 
  • Es preferible que los heridos no caminen de un lado para otro, sino que se mantengan relajados en una posición que les resulte cómoda hasta que acudan los servicios de emergencias. 
Socorrer a las personas que han sufrido un percance en carretera, además de ser un deber moral, también es una obligación que está recogida en el Código Penal y en el Reglamento General de Circulación. Por ello, siempre es recomendable conocer algunas pautas sobre cómo actuar en un accidente para poder ayudar, dentro de nuestras posibilidades, a los heridos. Para prevenir este tipo de situaciones siempre hay que conducir con la máxima precaución y prudencia, y además contar con un seguro de coche que te ofrezca las garantías que necesitas en cada momento. 
Back to top