Skip to Content

Qué hacer cuando el coche se queda sin batería

Batería con pinzas de arranque conectadas en sus terminales
Quedarse sin batería en el coche no es una avería preocupante, ni siquiera es frecuente, pero conlleva grandes quebraderos de cabeza, ya que sin ella falta la chispa que consigue que el vehículo ande. Antiguamente, para arrancar el coche cuando se había quedado sin batería no había más que empujarlo en punto muerto. Cuando cogía velocidad se metía la marcha y se daba al contacto. 
 
Hoy en día, debido al diseño de los coches actuales, esta práctica está totalmente desaconsejada, ya que podría causar una avería mucho más grave. La razón se encuentra en el catalizador, una pieza clave para el control y reducción de los gases nocivos expulsados por el motor de combustión interna. Al forzar el arranque se envía combustible sin quemar al catalizador, quedando adherido a las pareces del mismo e impidiendo su correcto funcionamiento. Su reparación puede rondar los 500 euros y es una tarea complicada, por lo que hay que dejarla en manos de profesionales.
 

Cómo arrancar un coche sin batería

Cuando se descarga la batería y el coche cuenta con catalizador, existen tres soluciones para arrancarlo:

1. Llevarla la batería al taller. Habrá que desmontar la batería desconectando primero el terminal negativo y luego el positivo. Allí nos dirán si se puede seguir usando, en cuyo caso nos la recargarán allí mismo; o si debemos cambiarla por otra nueva. Por último, tendremos que colocarla de nuevo en el coche conectando primero el terminal positivo y luego el negativo. 
 
2. Pinzas de arranque. Si necesitas usar el coche en ese momento tendrás que cargar la batería tú mismo, para lo que necesitas la batería de un coche "donante" y unas pinzas de arranque. Es importante seguir unos pasos concretos para no causar problemas mayores:
 
  • Comprobar que ambas baterías tienen la misma tensión.
  • Aparcar los coches de manera que no se toquen entre sí, especialmente las partes metálicas.
  • Encender el coche "donante" para que no se quede sin batería durante el proceso.
  • Encender las luces del coche afectado. De esta manera, los picos de tensión serán absorbidos por las luces en lugar de por las unidades de mando, con lo que se reduce el riesgo de quemar una centralita.
  • Conectar los cables en orden correcto: El positivo del donante, en la batería. El positivo del auxiliado, en la batería. El negativo del donante, en la batería. El negativo del auxiliado, en un hierro apartado de la batería (esto evita que la chispa que pueda surgir inflame el hidrógeno que rodea la batería descargada en proceso de carga. Si se produce una chispa muy fuerte es mejor no insistir.
  • Acelerar el motor del "donante" hasta las dos mil revoluciones por minuto para generar la energía necesaria. 
  • Mientras, el coche afectado debe poner el contacto y, tras unos segundos, intentar arrancar.
  • Para desconectar las pinzas hay que seguir el orden inverso.
 
Hay que tener mucha precaución de no tocar las pinzas con las manos, o que se toquen entre ellas. Y ante cualquier anomalía o duda, es mejor desistir.
 
3. Llamar al seguro. Con una llamada, tu seguro de coches enviará una grúa al punto en el que te encuentres. Los operarios que acudan al lugar intentarán cargar la batería parcialmente para que puedas arrancar el coche. En el caso de que la batería esté averiada, te acercarán al taller para poner una nueva.
Back to top