Skip to Content

¿Cómo puedo reducir el consumo conduciendo?

coche circulando por ciudad
Aunque por ciudad es por donde más conducimos, existen algunas prácticas y trucos que te serán de gran utilidad para saber cómo reducir el consumo conduciendo por cualquier vía:
 
  1. Planifica la ruta, ya sea por carretera o por un núcleo urbano, para gastar menos combustible. En muchas ocasiones es preferible recorrer algunos kilómetros más y hacerlo a una velocidad constante antes que callejear para llegar al mismo punto. 
  2. Llevar una conducción más suave y relajada, sin continuos frenazos y acelerones, ayudará a que el piloto del carburante en el cuadro de instrumentos no llegue a la reserva tan rápidamente. 
  3. Utilizar carburantes y aceites de calidad, además de favorecer un menor consumo, ya que optimizan el funcionamiento del motor, también disminuyen la contaminación que el coche emite al medio ambiente. 
  4. Revisa el estado del vehículo, sobre todo los neumáticos (desgaste y presión), motor, filtros, nivel de aceite, frenos, etc.  
  5. En el momento de arrancar, procura pisar el embrague y comprobar que no hay ninguna marcha metida, ya que, en este caso, el consumo de carburante aumenta al producirse el arranque. 
  6. Una vez que se ha iniciado la marcha con la primera velocidad, es recomendable introducir la segunda de forma inmediata. En cualquier caso, tanto para pasar de primera a segunda como para conducir a otras velocidades, es importante mirar siempre las revoluciones a las que se encuentra el coche. Se trata de no circular con el motor demasiado acelerado, sino más bien con revoluciones bajas y marchas largas.
  7. Cuando se trate de recorrer una cuesta, es preferible reducir una marcha para que el motor funcione sin demasiados esfuerzos. 
  8. En el caso de que el coche cuente con control de velocidad de crucero, si se circula por una autopista o vía recta, es recomendable activarlo para que la velocidad sea constante. Entre los diferentes métodos sobre cómo reducir el consumo conduciendo, éste es uno de los más eficaces. 
  9. Olvídate de la costumbre de esperar a que el semáforo se ponga en verde mientras pisas el embrague con la primera marcha puesta. 
  10. Cuando tengas que estar parado durante un largo tiempo, por ejemplo en un atasco bastante grave o mientras esperas a alguien, recuerda apagar el motor por completo para evitar que consuma de manera innecesaria. 
  11. Aunque sea verano y el calor sea infernal en el exterior, no olvides que el aire acondicionado a máxima potencia influirá considerablemente en el gasto de carburante. Siempre hay que procurar llevar una temperatura adecuada en el habitáculo, que no nos provoque somnolencia ni dispare el consumo. 
  12. Los coches nuevos suelen ofrecer la posibilidad de seleccionar diferentes modos de conducción, entre los que se encuentra la opción “eco”. Activando este modo se optimizan todos los sistemas del vehículo para reducir el consumo de combustible. 
  13. También hay que tener en cuenta que cuanto más cargado esté un coche, más carburante necesitará para moverse. Si no queda más remedio que viajar con un exceso de carga, es importante saber cómo colocar los diferentes bultos para que la seguridad no se vea perjudicada y el gasto de combustible sea lo más bajo posible. 
Para saber cómo reducir el consumo conduciendo, además de seguir estos consejos, también es fundamental desplazarse prestando atención a todo lo que nos rodea. De esta forma, podremos anticiparnos a los imprevistos que encontremos en el camino y nos ayudará a llevar una conducción más sosegada. No olvides que, para una mayor tranquilidad en tus desplazamientos, lo más recomendable es contratar un seguro de coche que te ofrezca todas las garantías que necesitas. 
Back to top