Skip to Content

Pasos a seguir para ser un buen conductor

chica en el interior de un coche regulando el espejo retrovisor
Aunque conducir un coche es algo más o menos fácil en función de las capacidades de cada persona, no todo el mundo puede afirmar ser un buen conductor. Este concepto va más allá del simple manejo de un coche, ya que las acciones básicas de la conducción, como arrancar, aparcar o cambiar de marchas se interiorizan con la práctica. 
 
No obstante, para saber cómo ser un buen conductor hay que tener una serie de hábitos enfocados a evitar accidentes y respetar al resto de usuarios de la vía. Además, el hecho de ser un buen conductor también nos ayudará a esquivar las temidas multas de tráfico. 
 
  1. La parte teórica del examen del carnet de conducir debe ser comprendida y asimilada. Un buen conductor recuerda todos los puntos que atañen a una conducción correcta. 
  2. Llevar toda la documentación en regla: seguro del coche, ITV, permiso de conducción, etc. 
  3. Una vez que el motor se pone en funcionamiento, hay que dejar de lado todos los problemas y preocupaciones que nos estresan. Es fundamental conducir de forma relajada y serena, poniendo la atención en la vía. 
  4. Dormir las horas necesarias antes de emprender un viaje largo es fundamental para evitar que el sueño nos invada durante el trayecto y la capacidad de reacción se vea afectada. 
  5. Consultar las condiciones climatológicas antes de coger el coche y valorar si el tiempo puede suponer un peligro durante el desplazamiento. 
  6. Antes de emprender la marcha, es preciso acomodarse en el coche para que la conducción sea lo más confortable posible (ajustar el asiento, regular los espejos, programar el GPS, encender la radio, retirar cualquier objeto del campo visual que pueda distraer, etc.). 
  7. Aparte de ser obligatorio, se trata de un gesto que puede salvarte la vida: nunca olvides ponerte el cinturón de seguridad. 
  8. Respetar las señales de tráfico es uno de los comportamientos más importantes para ser un buen conductor, además de circular respetando los límites de velocidad. 
  9. Anticiparse a los movimientos de los demás es algo que puede prevenir ciertos siniestros en más de una ocasión. 
  10. El respeto a los demás conductores es fundamental. Una forma de poner en práctica esta actitud es manteniendo la distancia de seguridad mínima con el coche que circula delante en una carretera. 
  11. Siempre es necesario indicar cualquier maniobra que vayamos a realizar con el coche, desde un cambio de carril hasta un adelantamiento o un giro. Al mismo tiempo también es preciso hacerlo de la forma más segura posible para que la acción no implique ningún peligro. 
  12. Conducir con seguridad y de forma fluida es otro rasgo que caracteriza a los buenos conductores.
  13. Es de vital importancia no usar el teléfono móvil al volante, así como intentar no comer o beber mientras se conduce y no consumir alcohol o drogas antes de subirse al coche. 
  14. Aunque pueda parecer una simpleza, un buen conductor siempre lleva la postura correcta mientras conduce. Esto es con las dos manos sujetando el volante y con la espalda recta en el asiento; nada de apoyar un brazo en la ventanilla o adoptar una postura demasiado tumbada. 
  15. Tomar en consideración a los peatones también es un punto que marca la diferencia entre conductores. Pararse en los pasos de peatones es una señal de respeto y además, evita poner en riesgo a los viandantes.  
Back to top