Skip to Content

¿Un conductor novel puede conducir un coche vintage?

coche vintage con joven al volante, recorriendo carretera campestre
Cualquier conductor, en principio, con carné de conducir en situación de alta legal puede ocupar la figura de conductor ocasional o de conductor titular de cualquier tipo de coche. En este caso, no importan ni los años que tenga la persona ni el coche para que no pueda realizarse el seguro y la inscripción de ambos tipos de conductores.
 
Los conductores noveles no tienen limitaciones legales respecto al coche que pueden conducir ni al tipo de conductor que pueden ser. En cualquier caso, una persona que acaba de sacarse el permiso de conducir puede suscribir una póliza de seguro para su coche como conductor principal y titular, también como ocasional, pero en ese caso, necesita que otro conductor se inscriba como principal.
 
La única diferencia entre un conductor novel y uno experimentado son los años de antigüedad en el carné de conducir y que el novel debe llevar durante el primer año un distintivo en el coche – L blanca sobre fondo verde- para informar al resto de usuarios de la vía de su falta de práctica al volante, pero actualmente no tienen más limitaciones.
 
Si acabas de sacarte el carné de conducir, eres un conductor novel, pero en un seguro de coche puedes aparecer como conductor habitual o como conductor ocasional. La diferencia radica en el uso real que vayas a hacer del coche asegurado. Si conducirás el vehículo a menudo, tendrás que ser el conductor titular; sin embargo, si solo vas a utilizarlo de forma esporádica y muy poco tiempo, puedes aparecer en la póliza de seguro solo como conductor ocasional y otra persona ocupará el cargo de conductor titular en el mismo seguro.
 
Las diferencias entre conductor ocasional o esporádico y conductor titular a efectos de una póliza de seguro de coche son idénticas con independencia de que la persona que vaya a ir al volante tenga o no experiencia como conductor. Tampoco hay diferencias si el coche es nuevo, viejo o está considerado como antiguo, clásico o histórico.
 
- El conductor titular de la póliza de un seguro de coche siempre es la persona que va a conducir ese vehículo en la mayoría de las ocasiones en las que el coche esté circulando. La edad, el historial como conductor y otra serie de datos personales del titular se toman en cuenta por la compañía de seguros para ofrecer una póliza adaptada y calcular una prima ajustada, pero no son determinantes ni impiden que esa persona pueda inscribirse en el contrato como conductor titular y/o habitual.
 
- El conductor ocasional puede o no declararse en la póliza, ya que puede o no existir esa figura. En caso de haber un conductor ocasional, por supuesto, es importante inscribirlo como tal en la póliza de seguro para que pueda disfrutar de la protección oportuna.  Con independencia de su experiencia y de sí es novel o no, lo que define al conductor ocasional en un seguro de coche es que conduce el coche asegurado en muy pocas ocasiones, solo de forma excepcional y por poco tiempo.
 
Los coches clásicos se definen por su antigüedad, pero también porque tienen una serie de peculiaridades e historia que les hace en muchos casos, únicos. Si tienes la suerte de contar con un coche que puede definirse como clásico, tienes que contratar un seguro que se ajuste de forma precisa a las necesidades del vehículo. Si se trata de un coche que aún puede circular, siendo clásico, tendrá un uso menos frecuente que un vehículo actual y, por lo tanto, realizará un kilometraje limitado, pero eso no significa que solo precise de un conductor ocasional para poder formalizar una póliza.
 
Es importante que cuando vayas asegurar tu coche clásico tengas muy presentes cuáles son las necesidades reales de este tipo de vehículos. Tienes que reflexionar sobre detalles como el valor económico del coche, su uso, el mantenimiento que exige, el tipo de cuidados que le das y mucho más. Cualquier compañía aseguradora te pedirá estos datos para ofrecerte un seguro de coche clásico adecuado y adaptado a tus necesidades y las de tu vehículo. Para el cálculo de la prima son también datos esenciales.
 
No te preocupes si te acabas de sacar el carné de conducir o tienes menos de 25 años, por ejemplo, puedes constar en cualquier caso tanto como conductor titular como conductor ocasional de un seguro de coche clásico. Lo importante es que adecues tu perfil dentro de la póliza de seguro de coche al uso real que tú hagas del coche asegurado.
 
Si un conductor ocasional y novel, asegura un coche clásico -o nuevo-, en cualquiera de los casos, deja de ser un conductor ocasional para convertirse en  titular y habitual. Desde ese momento, empiezas a acumular años de experiencia y antigüedad como asegurado, una situación necesaria para disfrutar de las bonificaciones, descuentos y ofertas especiales que las aseguradoras suelen ofrecer a este tipo de clientes, los que cuentan con años al volante.
 
Asegurar un coche clásico es la mejor forma de protegerlo y de disfrutarlo en plenitud, pero es fundamental elegir una póliza de seguro de coche clásico ideal para tu coche y no solo económica o barata;  el uso que haces de él y tus prioridades de protección te dan la pista definitiva sobre  la póliza ideal para tu caso. Siempre valora, antes de lamentarte, el riesgo que estás dispuesto a asumir, si dejas coberturas importantes fuera y priorizas solo el precio final de la póliza.
Back to top