Skip to Content

¿Cuándo prescriben las multas de tráfico?

semáforo en rojo
Para saber cuándo prescriben las multas es preciso tener en cuenta que los plazos son amplios. No obstante, una vez que ha transcurrido el tiempo legal, la Administración pierde el derecho de reclamar la cuantía por la sanción. 
 
A pesar de que siempre es obligatorio cumplir con las normas de circulación, las multas de tráfico están a la orden del día y es bastante común que cualquier conductor a lo largo de su trayectoria al volante reciba alguna notificación que le recrimine no haber actuado de forma correcta. Si esto sucede y no se está de acuerdo con la sanción, existe la posibilidad de recurrir ante el organismo competente para conseguir la anulación. Esta acción, que es muy útil en determinadas situaciones, se incluye en algunos seguros de coche como cobertura de defensa en multas de tráfico. 
 
Conocer los plazos de prescripción de las multas es de gran ayuda en el supuesto de que la Administración realice la notificación o el cobro cuando ya haya pasado un tiempo desde la comisión de la infracción. Este hecho puede servir como prueba para impugnar el recargo y evitar abonar el mismo. 
 

Plazos de prescripción de las multas 

A la hora de hablar de cuándo prescriben las multas, es preciso diferenciar entre las infracciones y las multas como tal. En el primer caso, según la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, una vez que hayan transcurrido 3 meses o 6 meses, las infracciones leves o las infracciones graves y muy graves respectivamente, dejan de tener vigencia para ser castigadas. Este tiempo se empieza a contar desde que se cometió el hecho imprudente. 
 
Por su parte, la prescripción de las multas por haber infringido una norma de circulación tiene lugar una vez que hayan pasado 4 años en el caso de las económicas y un año para el resto, como por ejemplo las que obligan a realizar trabajos en beneficio de la comunidad. En este caso, los plazos se comienzan a contabilizar desde el día siguiente al momento en el que se declara firme la pena. 
 
La Administración, antes de iniciar el procedimiento, debe comprobar si se ha producido la prescripción. Si así fuera, el mismo órgano competente debe encargarse de archivar la multa y dejarla sin efecto, aunque en ciertas ocasiones es posible que un conductor reciba una sanción que ya haya superado los plazos anteriores. En este supuesto, el proceso es contrario a derecho y, una vez presentado el recurso y las alegaciones pertinentes, se exime del pago de la multa. 
 
También es importante tener en cuenta que los plazos de prescripción de las multas se pueden interrumpir por diferentes motivos. Entre ellos destacan cualquier actuación de la administración o en el caso de que el denunciado ya haya recibido la información de la multa en el momento de cometer la infracción. 
 
Para saber si tienes alguna multa de tráfico pendiente, puedes consultar el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (TESTRA) de la Dirección General de Tráfico. En este tablón electrónico se publican las notificaciones sancionadoras que no se han podido practicar en el domicilio del conductor, ni tampoco en la Dirección Electrónica Vial o en las correspondientes de las comunidades autónomas. La DGT mantendrá el edicto durante 20 días naturales y una vez transcurrido este tiempo, se tendrá por practicada la notificación y la Administración podrá continuar con el procedimiento de cobro. 
Back to top