Skip to Content

Documentos obligatorios para conducir un vehículo

Una mujer joven y sonriente sentada en el asiento del conductor de un coche con la puerta abierta y sujetando una carpeta con papeles.

Entre los documentos obligatorios para conducir, el permiso o carné de conducir –que nos acredita como capacitados para conducir-, es el único documento personal que debemos llevar encima siempre que llevemos un vehículo. Debe estar en vigor y ser válido para el tipo de vehículo que se está conduciendo.

Además, los documentos del vehículo que son imprescindibles para circular legalmente, son:

  • El Permiso de Circulación, en el que figuran los datos técnicos del vehículo y los datos de su propietario. En su defecto, es válida una autorización de la Jefatura de Tráfico. Debe estar permanentemente actualizado, recogiendo en el mismo las variaciones que se hayan producido respecto a la titularidad del coche o a los cambios de domicilio. 
  • La tarjeta de la Inspección Técnica del Vehículo (ITV), que acredita que un vehículo está en perfectas condiciones técnicas para circular. Además de los datos técnicos del vehículo, figuran en ella todas las inspecciones obligatorias que ha pasado. Además de la tarjeta, es obligatorio llevar la pegatina de la última inspección en el parabrisas delantero.
Estos son los únicos documentos obligatorios que hay que llevar, actualmente, en el momento de conducir un vehículo y que obligatoriamente hay que mostrar al agente de la autoridad que los requiera.

¿Qué ocurre si no se llevan o se carece de ellos?

Podemos sufrir una sanción que variará según el tipo del documento y de las circunstancias: carecer de ellos, caducidad, no actualización de datos, etc.

Por no llevar cualquiera de ellos, la multa es de 10 euros

  • Conducir sin carné

  • Las irregularidades del carné de conducir se llevan la palma en cuanto a casuística y sanciones. La multa por no tener los datos actualizados de este documento es de 80 euros y de 200 si está caducado.

    Conducir sin él por la causa que sea (retirada temporal o carecer del mismo), se considera infracción muy grave y la multa es de 500 euros y, en caso de suspensión del carné, pérdida de 4 puntos. Pero no es esto lo peor. Conducir sin carné no es solamente una infracción administrativa, es un delito que está castigado en el Código Penal con penas de tres a seis meses de prisión, multa económica de 12 a 24 meses de duración o de 31 a 90 días de trabajos para la comunidad.

  • Circular sin permiso

  • Respecto a las sanciones por circular con un vehículo que no haya obtenido el permiso de circulación, considerado infracción grave, la multa será de 500 euros.

  • Tener la tarjeta de la ITV caducada

  • Finalmente, la caducidad de la tarjeta de la ITV será sancionada con 200 euros

¿Puedo llevar fotocopias?

Si alguien tiene miedo de perder estos documentos, de que se los roben o de que puedan destruirse accidentalmente, la Ley permite la posibilidad de sustituirlos por fotocopias, siempre que sean compulsadas y esté identificado el Organismo y la persona que hace la compulsa. Valen, exclusivamente, dentro del territorio nacional. Igualmente, si se desea, también se permite el plastificado de dichas fotocopias.

Documentos no obligatorios, pero recomendables

Aparte de estos documentos, existen otros relacionados con el vehículo que, actualmente, no es imprescindible llevarlos en el coche, porque los Agentes de Tráfico pueden consultar vía telemática su existencia y su vigencia, aunque sí es conveniente llevar una fotocopia de los mismos. Son la tasa del Impuesto de Circulación, que anualmente cargan los ayuntamientos, y la póliza del seguro obligatorio del vehículo y el último recibo pagado. Sí es imprescindible tenerlos y que estén al corriente de pago, porque de lo contrario las sanciones son cuantiosas.

Conducir un vehículo sin el seguro de coche obligatorio de responsabilidad civil o con él caducado, es una temeridad y un delito. Está sancionado con multa de entre 600 a 3.000 euros y la inmovilización del vehículo. Pero eso puede no suponer nada en comparación con los cargos por daños a terceros, a los que tendrá que hacer frente en caso de accidente.

Esta mala práctica se ha convertido en una lacra. La DGT calcula que existen unos dos millones de vehículos circulando sin el Seguro Obligatorio de Automóviles, por lo que cada año tramita unas cincuenta mil denuncias por este motivo.
Back to top