Skip to Content

El ESP y el ISOFIX ya son obligatorios en coches nuevos

ESP Isofix uso obligatorio

Reducir el número de accidentes de tráfico y de víctimas en carretera es un objetivo previsto por la Unión Europea; la normativa comunitaria ha hecho de los sistemas de seguridad, ESP e ISOFIX, obligatorios en los vehículos nuevos. Todos los coches que se fabriquen, vendan y matriculen dentro de la UE deben de contar de forma ineludible con estos dos sistemas de seguridad.

Evitar accidentes en el caso del ESP y minimizar las consecuencias en los niños, en el caso del ISOFIX , son los objetivos de estos dos sistemas de seguridad. Su probada eficacia ha hecho a ambos sistema de seguridad, ESP e ISOFIX, obligatorios en los vehículos nuevos.

  • El ESP o control electrónico de estabilidad. Después del ABS y el airbag, probablemente sea el sistema de seguridad activa de coche más importante y efectivo, a pesar de que no todos los coches contaban con él.
    Este sistema es una ayuda para la conducción que evita derrapes frenando el coche en situaciones de peligro. El sistema consta de una serie de sensores que de forma continua recogen información que es procesada por una unidad de control electrónico, cuando el microordenador detecta situaciones de desestabilidad en el vehículo actúa sobre los frenos del coche corrigiendo la situación y evitando accidentes.
    Al ser obligatorio en los vehículos nuevos, la Unión Europea calcula que se logrará reducir el índice de mortalidad en las carreteras en un 20 por ciento.

  • El ISOFIX es una medida de seguridad destinada a proteger a los niños cuando viajan en coche y minimizar los riesgos en caso de accidente. Se trata de una forma de anclaje alternativa al cinturón de seguridad para sujetar la sillita del niño.
    Los coches equipados con ISOFIX incorporan en su carrocería tres puntos de anclaje: dos laterales en el asiento trasero entre el respaldo y el asiento, y un tercero que suele ir en el maletero del coche que evita rotaciones.
    La seguridad extra de anclaje que aporta el ISOFIX es su principal ventaja, pero no la única. Ya que además, colocar una sillita para menores mediante ISOFIX es mucho más rápido y sencillo; y al ser una medida de seguridad estandarizada a nivel mundial, igual en todos los coches.

Estas nuevas medidas de seguridad se suman a las ya existentes, entre las que destaca la de contratar siempre un seguro de coche. En este caso, la obligación de contratar una póliza y mantenerla al corriente de pago corresponde al propietario del vehículo.

Tanto el sistema ESP como el ISOFIX que han pasado a ser obligatorios en los vehículos nuevos, seguirán demostrando su validez y eficacia a la hora de reducir los accidentes de coche y sus consecuencias. 

Back to top