Skip to Content

Consecuencias de la subida del precio del petróleo en verano

planta de extracción de petróleo en el mar
En los primeros meses de 2018 se ha producido un incremento del precio del petróleo que no se alcanzaba desde el año 2014. En concreto se ha evaluado el barril de petróleo Brent que es el que se toma como referencia en Europa y que aproximadamente se sitúa en torno a los 80 dólares después de haber sufrido un aumento del 16% durante el mes de abril. Esta cifra es realmente alta si se compara con la de 2017, cuando el precio medio fue de 55 dólares aproximadamente. 
 
Entre las principales consecuencias de esta subida se encuentran la profunda crisis entre Estados Unidos e Irán, que según afirman los expertos no parece que vaya a remitir en los próximos meses, manteniéndose en una media de 75 dólares durante el resto del año 2018. No obstante, desde el Gobierno español están intentando paliar las consecuencias que este hecho puede tener en el coste del combustible de cara a los trayectos que se realizan en verano. 
 
Se espera que en nuestro país los efectos sean lo menos negativos posible debido a que la economía energética ya no depende del petróleo en la misma medida que hace algunos años. Muestra de ello son los nuevos modelos de coche eléctricos e híbridos que cada vez más están copando las ciudades y las carreteras. 
 

¿Cómo influye el precio del petróleo? 

Una de las principales consecuencias de la subida del precio del petróleo que más se materializa entre la sociedad es el incremento del precio de la gasolina. Ante esta situación, un litro de gasolina llega a rebasar en muchas regiones de España los 1,30 euros y en el caso del diésel ocurre algo similar, con un coste de 1,20 euros por litro. 
 
Esto se traduce que al parar a repostar un depósito de 55 litros de gasolina, es necesario hacer frente a un desembolso de 70 euros aproximadamente, 5 euros más caro que en 2017. Aunque esta subida de precio se debe en parte al incremento del barril del petróleo, hay que tener en cuenta que un gran porcentaje del precio de los carburantes también está marcado por los impuestos y por los costes de producción. 
 
Si se cumplen las previsiones respecto a que el precio del barril del petróleo no se reduzca, los conductores son uno de los principales perjudicados. Además, teniendo en cuenta que durante el verano aumentan considerablemente los desplazamientos en coche, es probable que quienes no cuentan con un modelo ecológico, opten por otros medios de transporte más económicos para desplazarse. Es obvio que cuando el precio del carburante sube, los usuarios únicamente utilizan su vehículo para aquellos trayectos imprescindibles. 
 
Según apuntan desde la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), el precio del petróleo actual también puede tener consecuencias en la inflación, provocando un aumento de hasta el 2% durante el verano en el caso de que el nivel se mantenga igual. Asimismo, los precios del crudo incidirán en el IPC con los consiguientes efectos para el bolsillo de los usuarios.  
 
Por el momento, los desplazamientos en coche seguirán estando marcados por las importaciones de petróleo del exterior, así como por las rebajas o el encarecimiento del precio del barril. En cualquier caso, independientemente de cuánto cueste llenar el depósito, siempre es necesario moverse con un seguro de coche que incluya aquellas coberturas que mejor se adapten a cada conductor.  
Back to top