Skip to Content

Prepara tu coche para la llegada del invierno

coche circulando por una zona nevada

En invierno, el descenso del termómetro y las condiciones climatológicas más adversas hacen indispensable realizar un mantenimiento completo del vehículo, así como incorporar los accesorios precisos, para que pueda seguir circulando con total normalidad y ninguna de sus piezas sufra demasiado.

Si durante todo el año es importante tener nuestro coche a punto, en invierno esta tarea cobra una mayor importancia para evitar posibles problemas e incidentes. Además, también hay que tomar conciencia de que es preciso adaptar la conducción a esta época del año. Es recomendable extremar las precauciones, fundamentalmente reducir la velocidad y mantener la distancia de seguridad, cuando se circula por carretera con lluvia, nieve o tormenta. Sin duda, el asfalto helado o mojado incrementa las posibilidades de sufrir un accidente, debido entre otras causas al menor agarre del vehículo.

Aspectos importantes para preparar el coche para el invierno 

  • Durante los meses de invierno, las horas de luz son menores, por lo que conviene revisar los faros del coche para asegurarnos de que funcionan correctamente y que podremos utilizarlos en cualquier momento.
  • Los neumáticos son los elementos del vehículo que sirven de punto de unión entre éste y el asfalto. Como hemos comentado antes, cuando llueve o nieva, es más probable que el agarre se vea comprometido. Así, para no reducir la seguridad en los desplazamientos bajo estas circunstancias, colocar neumáticos de invierno es la solución para realizar una conducción más estable sobre agua, hielo, nieve o simplemente con bajas temperaturas.
  • Si vives en zonas de montaña o en aquellos lugares donde suele nevar a menudo, recuerda llevar siempre unas cadenas para ponerlas en el coche antes de atravesar un tramo con nieve.
  • Del mismo modo que es importante revisar el nivel de los diferentes líquidos durante el resto del año, si queremos preparar el coche para el invierno adecuadamente, es necesario comprobar el líquido anticongelante, ya que durante estos meses su función es mucho más necesaria.
  • El sistema de frenado es otro de los grandes aliados para conducir con más tranquilidad en esta época. Cuando la carretera tiene placas de hielo o está mojada, la distancia que se necesita para detener el coche es mayor. Por este motivo, es aconsejable examinar el estado de los frenos y el resto de componentes que los acompañan antes de que los termómetros desciendan demasiado.
  • Se recomienda cambiar los limpiaparabrisas antes del comienzo del invierno para que puedan retirar cualquier rastro de nieve o agua del cristal. No olvides que durante esta época es fundamental tener una buena visibilidad al volante.
  • En el caso de que no conduzcas un coche híbrido, recuerda examinar que la batería está a punto. Del mismo modo, también es aconsejable llevar unas pinzas en el maletero por si el motor se negara a arrancar.
  • En la medida de lo posible, siempre es aconsejable guardar el coche en un garaje o en cualquier otro lugar cubierto para evitar posibles daños causados por las bajas temperaturas.
  • Si quieres que el motor sobreviva al invierno, una opción consiste en utilizar un aceite para el mismo con una viscosidad más baja.

Además de seguir estos consejos para preparar tu coche para el invierno, no olvides llevar durante los desplazamientos un teléfono móvil con batería suficiente para poder contactar con el seguro de coche en caso de que se produzca algún incidente.

Back to top